ADHESIVOS

Destacados

ADHESIVOS

Publicado 21 julio, 2011

El consumo particular está salvando las cifras

 

El sector español de adhesivos está claramente dividido en consumo profesional y particular, si bien muchos proveedores abarcan los dos campos. Teniendo en cuenta la marcha de distintas actividades profesionales vinculadas o no a la construcción, el mejor nicho de mercado desde hace dos años es el bricolaje y las reparaciones domésticas.

 

El mercado español de adhesivos y selladores está levantando la cabeza, poco a poco, tras un ejercicio de 2008 que reflejó un decrecimiento del 7,8 % respecto a 2007, en plena vorágine de la crisis de la construcción en nuestro país y sin que muchos de los proveedores de adhesivos para tareas domésticas hubieran emprendido con fuerza las tareas de marketing que han desarrollado posteriormente.

De esta manera, con las empresas bandeando la situación y buscando nichos de mercado que antes no trabajaban con la misma fuerza, y posicionándose en la distribución, en 2009 el crecimiento global del sector en España se puede cifrar en un 2% respecto al año anterior, para llegar a una media de crecimiento en 2010, según distintos proveedores, en torno al 6%.

 

Antecedentes

 

Según un informe de la consultora DBK, el negativo comportamiento de la actividad industrial, así como del sector de la construcción, propiciaron un notable descenso de la demanda de adhesivos y selladores en 2008, tendencia que se acentuó en 2009. El valor del mercado se situó en 650 millones de euros en 2008, un 7,8% por debajo de la cifra del ejercicio anterior.

El segmento de adhesivos decreció un 5,7% en 2008, acusando la caída de la producción de sectores diversos, tales como mobiliario, editorial, calzado o artículos de marroquinería. Este descenso dio lugar a una cifra de 430 millones de euros.

El mercado de selladores se contrajo en un 8,3% en 2008 hasta los 220 millones de euros, debido al sensible descenso de la actividad constructora, especialmente en el ámbito de la edificación de viviendas.

Se aprecia, según el informe de DBK referido a datos del ejercicio de 2008, una tendencia de aumento de la concentración, en un mercado en el que operan 125 empresas, y en el que las 5 primeras concentraron el 46% del total. Esta concentración es superior en el segmento de selladores, siendo esta cuota conjunta del 62%.

 

Importancia de la prescripción

 

El apartado normativo es fundamental en la familia de adhesivos y selladores. Las marcas de referencia mundial, presentes en España, están invirtiendo notables porcentajes de su facturación en investigación tecnológica de adhesivos.

La consecución de objetivos en la Industria es un caballo de batalla para los proveedores, que intentan ofrecer productos cada vez más adecuados, si bien, en lo que más se han centrado es en dotar de seguridad al usuario, tanto al profesional como al particular.

Las indicaciones de uso y el cumplimiento de las más estrictas normativas son indispensables en este segmento de producción, de cara al detallista y por supuesto, para el usuario final.

“En este mercado, sobre todo en el profesional“, indica un fabricante, “no debería tener sitio el producto de China”.

En esta línea comenta un ferretero que “independientemente de que hay suficientes marcas buenas como para no tener que traer productos de China, hay que tener mucho cuidado con la calidad, las prestaciones y la seguridad de algunos pegamentos baratos”. “En este sector“, prosigue, “la marca es una garantía, y el cliente no debería mirar tanto el precio”.

En paralelo a la prescripción en el punto de venta, los principales fabricantes presentes en nuestro país, invierten dinero y esfuerzos en tareas de promoción y marketing, especialmente hacia el usuario particular.

El papel del detallista es fundamental en la venta de adhesivos, dada la gran variedad de aplicaciones. La orientación en el envase sobre las aplicaciones del  ya se han convertido en la mecánica de un proveedor que se precie, y estas indicaciones son vitales en el punto de venta, sobre todo si tenemos en cuenta que es un producto que se vende mucho en régimen de autoservicio

 

Clases de adhesivos

 

Hay varias clases de pegamentos y adhesivos: la masilla, adhesivos universales, resinas y pegamentos de contacto.
La masilla es un pegamento elaborado a base de gomas y podemos encontrarla de diversos colores: blanca, opaca y transparente. Su función es establecer uniones elásticas y es muy recomendada para todo tipo de superficies flexibles. Es muy empleada en comercios de tapicerías y para encolar papeles, gomas y muñecas.

Los adhesivos universales son más que convenientes para aquellas situaciones en que no se demande elevada resistencia. Sus usos se aplican a materiales flexibles como plásticos, maderas, piel, telas y algunas superficies cristalinas.

Las resinas son pegamentos de secado muy rápido, constituidas generalmente por dos partes, una de las cuales es el fijador. Tienen que combinarse para su utilización, su secado es casi instantáneo y resiste altas temperaturas. Es ideal para reparaciones de cerámicas, vidrios y cualquier tipo de porcelanas.

Los pegamentos de contacto están formados en base a derivados del petróleo y son altamente inflamables. Es indicado para laminados, piedras y vidrios debido a su resistencia e impermeabilidad.

Existen diversos tipos de colas utilizadas en trabajos de bricolaje: colas de contacto, colas termofusibles, resinas Epoxi, cola blanca o vinílica, y adhesivos de cianoacrilato.

 

Uso profesional

La importancia de los adhesivos en la industria es considerable. Entre las ventajas que ofrecen los adhesivos líderes, desarrollados especialmente para aplicaciones profesionales, destacan la versatilidad que otorgan a la tarea, la velocidad, en la que tiene gran importancia el tiempo de secado, y el ahorro, con una notable relación precio/rendimiento.

Las aplicaciones profesionales son muy extensas. Las colas y adhesivos se utilizan mucho en sectores como Artes Gráficas, Transformación del papel y cartón, Envase y embalaje , Industria del mueble y la madera (Fabricación de muebles, ensamblaje de madera, fabricación de puertas, tapicería de sillas y sillones…), Industria auxiliar del automóvil (Montaje de paneles de puertas, techos de vehículos, tapicería de asientos,…) e instalación o unión de materiales, sobre todo en la construcción (Adhesivos para pavimentos y revestimientos como maquetas o PVC.

 

Diversidad de canales

El sector de adhesivos es uno de los vinculados al comercio de ferretería y bricolaje que más han tenido en cuenta el diseño y la presentación del producto. Envases atractivos, indicaciones en varios idiomas, promociones…, todo un trabajo de marketing para desmarcarse de la competencia y hacerle el trabajo más útil al usuario.

El volumen de negocio en este segmento crece actualmente con lentitud en la vertiente profesional, pero el bricolaje ha despuntado como un auténtico bálsamo para los fabricantes.

Hablamos de una familia de productos que tiene múltiples aplicaciones, “un artículo qued siempre hay que tener en casa“”, comenta un detallista. De ahí surge la tradicional discusión sobre la necesidad de adquirir un adhesivo universal o uno para cada aplicación. Así, bien por incrementar las ventas, o porque realmente es más efectivo un pegamento específico, los proveedores estudian mucho las gamas que ofertan y los establecimientos en los que están presentes con un tipo de producto u otro.

Igual que hay muchas aplicaciones, también hay muchos canales de distribución que trabajan estos productos. Los podemos encontrar en papelerías, gasolineras, “tiendas de todo a un euro”… No obstante, las grandes superficies híbridas, y por encima de ellas las ferreterías, suministros industriales y los establecimientos de bricolaje, son hoy día sus principales canales de distribución.