La familia casi bien, gracias

Destacados

La familia casi bien, gracias

Publicado 2 septiembre, 2011

He pasado unos días en Benidorm. Mucho sol, calor, descanso, de aquella manera, y bastante contaminación acústica.

Benidorm es una ciudad de vacaciones que funciona bien todo el año. En los meses estivales multiplica por seis su población habitual. Aún así, a alguna mente privilegiada se le ocurrió iniciar allí la edición de la Vuelta Ciclista a España. Tremendo.

Por la noche, en la mayoría de los hoteles, nos regalan los oídos con lo más selecto de la música actual, de manera que, vayas por donde vayas, no te libras de oír repetidas veces selectas joyas como “Sarandonga”, “Que viva España”, “Tengo la camisa negra”, “Mi pobre corazón” o “Una paloma blanca”, entre otras lindezas.

Eso sí, a las 12,30 se apaga de golpe el ruido en todos los hoteles, dejando paso a algún guiri cantor que te puede desvelar a las 3 de la mañana gritando algo así como “no guompas más my poubre coguasón, mestás hasiendo dano entiendelou”. Pura poesía.

Aparte de eso, la familia casi bien, gracias. Todo en orden salvo una prima que no conocía y que por lo visto es prima de todos: La famosa prima “de riesgo”. Ese tema y, sobre todo, el hijo de puta noruego que mató a 77 personas, son los que más nos han enturbiado el verano.

Lo de la prima de riesgo ha tenido que ser muy gordo, porque la mayoría de los políticos han tenido que interrumpir sus vacaciones. Bueno, algunos días de asueto sí que han tenido, a juzgar por el morenazo que lucían en la tele. Y menos mal porque, con la que se avecina, si no vienen descansados no va a haber quien los aguante.

He aprendido algunos conceptos con el tema de la prima de riesgo. El que más me ha gustado es el de los “puntos básicos”. Me llamaba la atención escuchar en el telediario frases como “la prima de riesgo ha perdido 100 puntos BÁSICOS”. No son puntos normales, son básicos, ojo. De hecho, en algún control de alcoholemia o de velocidad, le pediré al guardia civil que los puntos que me quite sean básicos. Yo no soy “cualquiera cosa”.

Bueno, ya de vuelta a la realidad, les deseamos de “coguasón” que tengan un buen sprint final de 2011.

 

Antonio Miranda