CERRAJERÍA

Destacados

CERRAJERÍA

Publicado 22 diciembre, 2011

El mercado español continúa estancado y se apoya en la reposición

 

¿Quién decía que no se podía ir a peor?. El mercado español de Cerrajería se muestra en lo que llevamos de año, en retroceso respecto a 2010, especialmente en las ventas relacionadas con la Construcción. La demanda para reposición en los hogares y las gamas destinadas a la exportación, reflotan levemente el sector.

 

 

 

La situación del mercado español de Cerrajería continúa estancada, mostrando una leve recuperación especialmente en el segmento de demanda particular, y en algunos casos en determinadas actividades industriales.

Los principales fabricantes españoles de cerrajería que han colaborado en este informe hablan de una estabilización y crecimiento moderado del mercado, que podemos cifrar en 2010 en una media del 4%.

Para este año, la mayoría de los proveedores consultados hablan de unas previsiones similares a los objetivos alcanzados en 2010, si bien, alguno de los más fuertes hablan de un decrecimiento previsto del 10%.

La Construcción sigue sus lentos pasos de recuperación, por lo que la demanda de artículos de cerrajería para obra nueva no está suponiendo acicate alguno para creer en un salto del consumo para el año en curso.

Es la reposición la que está reflotando el sector, dentro de unos niveles de consumo que nunca son tan grandes como en los años anteriores de gran actividad constructora.

El sector de cerrajería y herrajes engloba los siguientes productos:

Cerraduras, candados, cajas de caudales, llaves y partes de candados, cerraduras y cerrojos blindados para cámaras acorazadas, cofres y cajas de seguridad y artículos similares, de metales comunes; Herrajes, guarniciones y bisagras de cualquier clase, incluidos los pernios.

 

Producción muy localizada

La producción española de cerrajería está localizada en pocas áreas geográficas. En concreto la Comunidad Valenciana, el País Vasco y Cataluña concentran conjuntamente el 88% del total de las empresas.

Este importante segmento de actividad industrial está integrado en España por 90 empresas, de las que un 76% son pequeñas y medianas empresas, con una plantilla media de 48 personas.

Es un sector muy activo, que se ha reestructurado incorporando nuevas tecnologías y diseños, para adaptarse a los cambios continuos del mercado.

En 2009 el sector alcanzó los 4.000 puestos de trabajo directos y un volumen de negocio de 500 millones de euros, según indican fuentes de la Federación de Fabricantes Exportadores de Artículos de Ferretería – Cofearfe.

Según la Federación, el proceso de fabricación, la calidad de la materia prima, el respeto de las normas internacionales de calidad, la fiabilidad del producto, el servicio post-venta constante, así como un precio aceptable son los puntos fuertes del sector.

 

La ferretería pierde terreno

Para muchos fabricantes españoles, los principales canales de distribución de productos de cerrajería son las ferreterías, suministros industriales, grandes superficies de bricolaje y cerrajerías.

Durante los últimos años, el sector se ha caracterizado por su gran desarrollo y por la profesionalización de sus clientes, que compran a través de ferreterías especializadas y suministros industriales. Aunque parte de sus productos se distribuyen a través de la industria del bricolaje, en cadenas de grandes superficies y cadenas de tiendas, donde el cliente puede acceder al producto y escoger el que más le interese.

La comercialización en estas superficies implica, por parte del proveedor, una presentación del artículo llamativa y la integración de las explicaciones básicas sobre el producto, lo que choca, comenta un ferretero madrileño, con la prescripción y ayuda

del distribuidor tradicional al asesorar al cliente.

El concepto de la pequeña ferretería tradicional como cliente privilegiado, está perdiendo terreno.

Por la gran variedad de productos que el sector ferretero y el bricolaje engloban, se produce una integración con diversos sectores que también actúan como canales de distribución.

En primer lugar se puede citar a los fabricantes de muebles, puertas y ventanas. En segundo lugar, al sector de materiales de construcción, para el acabado de la vivienda. Y en tercer lugar, a los sectores eléctrico y de fontanería.

 

Comportamiento del usuario

Según nos indican algunos de los principales fabricantes españoles de Cerrajería, uno de los factores  más motivadores a la hora de comprar es, dada la actual situación económica, el precio. Sin embargo este factor se ve desbancado por el binomio precio-calidad, por el cuál llega a olvidarse hasta cierto punto la cuestión única de precio.

“Ahora mismo, el precio es posiblemente el factor más importante a la hora de la compra y una gama de productos debe estar mejor estructurada (equilibrio prestaciones-precio) que nunca“.

Otro de nuestros proveedores, más enfocado a la venta al profesional, opina que la marca sigue siendo el principal factor de compra del cliente final.

En estas opiniones hay determinadas observaciones. Por ejemplo, indica un importante proveedor, “el profesional cuida  más la calidad del producto, puesto que es su propia imagen la que le queda al cliente. Esta circunstancia es la que hace que el profesional se apoye en marcas de referencia como es nuestro caso“.

Según otras fuentes, “el profesional cerrajero intenta diferenciarse con productos de mejor calidad y precios finales elevados, manteniendo una gama básica de precio bajo, mientras que el usuario particular demanda un producto de gama alta a pesar de un elevado precio si ha tenido un problema de seguridad, como robo o rotura, pero demanda precio en situación normal. Esto implica un retroceso en la gama media“.

 

Respuesta del fabricante

Los proveedores españoles están inmersos en competir en la gama media alta de calidad, con precios razonables, incorporando innovaciones técnicas que están, poco a poco, triunfando en el sector, como la electrónica en los controles de accesos, sistemas de Radiofrecuencia o, con menor progreso, Biometría.

La presentación del producto, calidad, información y formación en el punto de venta, incluso con la impartición de cursos a profesionales, o asistencia a ferias profesionales, son las principales herramientas del proveedor español.

El I+D se está mostrando vital para diferenciarse. Como indica un destacado proveedor, “es básico en el desarrollo de uno producto que se quiere posicionar como especial y con ventajas competitivas importantes“.

En este sector es en uno de los que más observamos la intensa relación entre el fabricante y el distribuidor para hacer llegar la información al usuario final.

Respecto al usuario final particular, el proveedor y el distribuidor trabajan a fondo para hacer llegar muy claras las indicaciones del producto al particular, incluso en régimen de autoservicio, con indicaciones técnicas en varios idiomas.

El cliente profesional es muy bien tratado por el fabricante, consciente de la envergadura de su trabajo y de la posible complicación y sofisticación del producto que le ofrece.

Así, son constantes, sobre todo por parte de los principales referentes en este segmento productivo, los cursos de formación a cerrajeros, apoyados casi siempre por distribuidores, así como la publicidad e información en el punto de venta.

 

Balanza Comercial

Los proveedores españoles que mejores resultados están obteniendo son aquellos que derivan parte de su producción a la exportación, en muchos casos más del 40% de lo que fabrican.

Aun así, la balanza comercial española de cerrajería es favorable a las importaciones que a las exportaciones.

En 2010, las importaciones han superado a las exportaciones en más de 162 millones de euros, tónica ésta que ha sido así en los últimos años, especialmente en 2007 y 2009, con un balance favorable a las importaciones, superior en los dos casos a los 270 millones de euros.

No obstante, y es muy meritorio, la cifra arrojada por las exportaciones de productos españoles de cerrajería en 2010 ha rondado los 350 millones de euros.

Exactamente, según datos del ICEX, la exportación del sector español de cerrajería en 2010 ha sido de 349.388.000 euros, y los principales mercados a los que han llegado nuestros artículos, por orden de importancia, han sido: Francia, Portugal, Alemania, Italia, Reino Unido, Turquía, Bélgica, México, Países Bajos y Rusia.

Estos países hablan de la calidad de nuestros artículos, ya que entre los cinco primeros, por ejemplo, encontramos mercados muy potentes, con grandes fabricantes y distribuidores y usuarios muy exigentes.

Mercado asiático

Y el mercado asiático, como pasa casi siempre, queda para el usuario menos exigente, que puede encontrar productos de buena calidad en algunos casos, sobre todo cuando son las grandes firmas las que producen en China para abaratar el coste de la mano de obra, pero sobre todo, artículos baratos, de calidad frágil, no muy bien presentados y con indicaciones muy escuetas. Estos productos llegan a nuestro país de la mano de importadores y también en grandes partidas encargadas en algunos casos por distribuidores. Tienen su mercado y sus limitaciones.

Como indica un prestigioso proveedor, “la copia de diseños y productos, por parte de los países asiáticos, está provocando una pérdida de competitividad en las empresas españolas, que cuentan con costes productivos más elevados y realizan un esfuerzo constante en innovación“.

Este factor de importación de producto oriental perjudica a todos los fabricantes españoles. Según indica uno de ellos, “dada la actual coyuntura desfavorable el factor precio tiene una importancia muy alta y en consecuencia las importaciones asiáticas dado su bajo coste aunque peor calidad”.

En definitiva, generalizando, la entrada de artículos de cerrajería procedentes de Oriente, especialmente de China, tiene algo de importancia en el profesional cerrajero de nivel medio, y en el cliente particular, pero en la demanda del cerrajero de nivel alto, poca o ninguna incidencia.