Equipamiento comercial

Destacados

Equipamiento comercial

Publicado 28 diciembre, 2011

Las centrales de compras y servicios convierten el equipamiento en un valor añadido.

Los grupos de compras y servicios y las cooperativas de ferretería, suministro industrial y bricolaje han dado un paso adelante en los últimos años convirtiendo el equipamiento comercial de sus asociados como un valor añadido a los servicios que prestan.

Tanto sus asociados como los detallistas independientes tienen en nuestro mercado la oferta de grandes expertos en cómo hacer de la tienda un lugar muy agradable.

 

 

 

La presentación estética y funcional de los establecimientos de ferretería y bricolaje han evolucionado de una forma rápida y drástica en la última década.Pocos se acuerdan de las tiendas típicas, desordenadas, abarrotadas. Si nos acordamos es porque siguen existiendo.

La evolución del comercio ferretero pasa por una disposición del producto que, en gran parte, le debemos a las grandes superficies. Pioneros como Leroy&Merlin, nos dejaron boquiabiertos con la iluminación de sus establecimientos, su limpieza, orden, lógica, comodidad…

Ahora muchos le han seguido, grandes o pequeños, establecimientos independientes, franquiciados, integrados en centrales de compras y servicios o en cooperativas. Podemos poner ejemplos, ya desaparecidos como la Cadena Ferrobox, y actuales, encaminados a facilitar el negocio a sus detallistas asociados y a fijar en la mente del usuario una imagen unificada, como los desarrollados por Ferrokey, Fergrup, Bricor, AKÏ, Cadena 88, CecoShop, Big Matt y Gamma, estos dos últimos en la vertiente de Construcción y Suministro Industrial, o Bricoking, que pronto abrirá su primera franquicia en Lanzarote.

El detallista, ayudado por profesionales integrados en grandes grupos, ha acabado aprendiendo que no sólo importa la calidad del producto que vendes, su precio o la sonrisa que le pongas al cliente.Todo esto está bien, pero prima la presentación, conseguir que el cliente esté a gusto, que no esté deseando salir de la tienda, ayudar a la venta por impulso y a que se entere de para qué sirve el artículo sin necesidad de preguntar.

El resultado de un buen equipamiento comercial en ferretería y bricolaje es una mezcla de todos los ingredientes anteriores: Un buen servicio, pero en un buen sitio, apoyado por las nuevas tecnologías.

 

Servicio integral

Los profesionales de las empresas líderes, como es el caso de Yudigar, con su división de Comunicación Visual, estudian todas las peculiaridades del establecimiento, para ofrecer desarrollos integrales que abarcan desde la asesoría, hasta la producción e instalación de todos los elementos relacionados con la creación de espacios comerciales acordes con la imagen de cada empresa, abarcando aspectos tan importantes como la identidad corporativa, la ambientación, la comunicación en tienda o el merchandising.
La división de Comunicación Visual de Yudigar cuenta con todo tipo de soluciones para realizar comercios únicos, diferenciados y rentables, como cartelería fotográfica, lonas, banderolas, rótulos y luminosos, señalizadores, displays, marcadores en PVC, material de merchandising, separadores, porta-carteles, porta-folletos,…

La creciente demanda del mercado ha llevado a los líderes a no limitar su oferta a producto, sino a ofrecer un servicio integral que incluye la obra civil de la tienda en aperturas y reformas, encargándose desde la tramitación legal y de licencias (tanto de obra como de apertura) hasta la contratación de gremios y supervisión de trabajos, certificando las distintas fases y controlando la calidad de toda la ejecución, informando puntualmente del desarrollo de todo el proceso.
De esta manera, los clientes no tienen que preocuparse de nada hasta la apertura del establecimiento., ya que la empresa, en este caso Yudigar, engloba todas las fases del desarrollo desde la concepción del producto, la realización de los planos y la documentación de la fabricación, hasta la elaboración de los prototipos y ensayos de carga.

En el caso de las nuevas aperturas, es importante realizar un estudio previo para definir la ubicación del local, conocer la afluencia de clientes esperados, la tipología de los clientes potenciales o de la competencia.

 

Sacar el máximo partido a los productos

Otra empresa puntera, Kider, ofrece en su página web soluciones pensadas para que el ferretero, suministro industrial y establecimiento de bricolaje saque el máximo partido a sus productos.  Su oferta va desde facilitar cómodos accesos a través de portillones y barras de separación, hasta mostradores de información y cobro adecuados a su espacio, para facilitar las compras de los clientes del establecimiento, así como la  posibilidad de colocar en soportes señalización informativa, que ayuda a la localización de productos e incluso a destacar las últimas novedades y promociones.
Giuseppe Garra, director general de Cefla Arredamenti, compañía especializada en equipamiento comercial, destaca, en la página web de la empresa, la importancia de contar con un equipamiento especializado para cada tipo de producto en los puntos de venta: “Es indispensable desarrollar formatos especialmente dirigidos a hacer más atractiva la experiencia de compra. Por ello queremos ofrecer a los establecimientos de distribución la oportunidad de tener, por el mismo coste, equipamientos específicamente pensados en términos de imagen y con un concepto muy personal”.
El máximo responsable de Cefla Arredamenti explica que la empresa prepara nuevos formatos de equipamiento que completan su oferta de productos para todo tipo de puntos de venta y añade: “estamos convencidos de que las grandes superficies deben convertir sus secciones en tiendas especializadas y por esta razón creamos nuevos formatos ad-hoc para productos específicos”.

Otra de las apuestas de Cefla Arredamenti es la de completar sus líneas de cajas de salida. Afirma que están haciendo importantes esfuerzos en innovación para la zona del check-out convencidos de que en el futuro serán protagonistas de este área esencial del punto de venta.

 

Equipamiento y pérdida desconocida

El aumento de los robos en los establecimientos ha influido también en el esquema del equipamiento. Cámaras de vigilancia, dispositivos de alarma en los artículos, o espacios más diáfanos, sin rincones, intentan reducir el impacto de la llamada “pérdida desconocida”.

Existen varias formas de definir el concepto de pérdida desconocida, seguramente una de las más aclaratorias es la siguiente, la diferencia entre el valor de la mercancía recibida en la tienda para su puesta a la venta, y el valor que finalmente alcanza dicha mercancía atendiendo a la cifra de ventas que la empresa ha recaudado.
Otra forma de hacerlo sería diciendo que la pérdida desconocida es la diferencia entre los stocks teóricos de acuerdo con la actividad de la empresa, y los stocks reales.
Estas pérdidas tienen su origen en tres causas principales:

Hurto Externo: Provocado por personas ajenas a la empresa.

Hurto Interno: Producido por los empleados de la propia organización o personas relacionadas laboralmente con la empresa.

Errores de Gestión: Derivados de fallos de gestión no intencionados. Por ejemplo, la anotación de ventas con precios erróneos, las mermas de producto, etc.

Actualmente las pérdidas derivadas por esta problemática en nuestro país asciende a los 1.800 millones de euros, según el último estudio realizado por la Asociación Española de Codificación Comercial, AECOC.
Debido a la gravedad de este tema, AECOC lleva trabajando desde 1992, momento en el que se constituye el Comité para la Prevención de la Pérdida Desconocida, en la toma de conciencia de la importancia de esta problemática y en la busca de soluciones. Uno de los últimos trabajos realizados son las Recomendaciones AECOC para la Prevención de la Pérdida Desconocida.

 

Aplicaciones informáticas

Si hay una faceta dentro del equipamiento comercial que ha venido a ayudar claramente al detallista de ferretería y bricolaje es la de las aplicaciones informáticas, dirigidas a facilitar la labor comercial, tanto de ventas como de compras, y administrativa.

Hay en España grandes expertos en sistemas de gestión informática para comercios, algunos de ellos incluso especializados en ferretería, que ofrecen sistemas de gestión comercial, simples e intuitivos, multiusuarios, que permite manejar el control de stock  y la facturación, para lo cual puede ser utilizado con lectora de código de barras agilizando aún más los movimientos.

Encontramos programas que ofrecen control de stocks, importación de datos, alta de clientes y proveedores, gestión de la facturación, realización inmediata de tickets, presupuestos, albaranes y facturas, e incluso el cálculo de la comisión de los vendedores.

La apuesta por las nuevas tecnologías ha sido muy fuerte y fructífera en algunos casos. Sirva como ejemplo Ferretería Ortiz, grupo que dispone de cuatro servidores propios: uno para comunicaciones, dos para comercio electrónico y otro para el área de gestión, a los que también están conectados los ordenadores para gestión y administración del negocio, de forma que se aprovecha la base de datos formada por miles de referencias, cada producto dispone de ficha y fotografía, lo que junto a la automatización del punto de venta físico, donde cada vendedor tiene un lector óptico para leer los códigos de los productos y descargar las operaciones en las cajas de facturación, le permite mantener actualizado su stock en tiempo real.

Un paso más de las aplicaciones informáticas, gracias a Internet, ha llevado a que, también en nuestro sector, algunos detallistas emprendedores aprovechen las posibilidades del comercio electrónico, acelerando o complementando todavía más la expansión del negocio aprovechando la experiencia y conocimiento adquirido en el negocio tradicional, ya que con Internet no se necesita una inversión tan fuerte como si la expansión se realizase vía apertura de sucursales o franquicias en otras provincias.

Tiendas virtuales, en definitiva, que permiten ampliar el catálogo de productos en miles de referencias muchas de ellas bajo pedido, sin presencia física en las tiendas.