El Suministro Industrial de Ferretería afronta el año con incertidumbre

Destacados

El Suministro Industrial de Ferretería afronta el año con incertidumbre

Publicado 20 enero, 2012

El Suministro Industrial de Ferretería, en general,  ha saboreado las mieles de la recuperación durante los dos o tres primeros meses del pasado 2011. No obstante, al comenzar el segundo semestre, se rompió el espejismo, con un verano bastante malo, y un final de año discreto. Con esta andadura, los detallistas continúan esperando que pase el temporal.

Algunos de los factores que han roto el sueño de la recuperación, según avanzó 2011, han sido la marcha de la construcción, que sigue sin levantar cabeza, la política de créditos, la economía española en general, la situación laboral, las noticias sobre la reforma laboral, o la modificación del IVA.

El Suministro Industrial vive mayoritariamente del consumo profesional, ya sea a pequeña o mediana escala, gracias al consumo de profesionales autónomos o pequeñas empresas vinculadas a la construcción y a otras actividades industriales, o a grandes operaciones, con empresas constructoras, de automoción, mantenimiento… Y éstas últimas tampoco están haciendo grandes alardes.

 

Distribución organizada

Según los datos ofrecidos por asociaciones, cámaras de comercio y grupos de compras y servicios, en España hay aproximadamente 4.000 suministros industriales de ferretería, siempre que nos ciñamos a la definición básica de establecimientos que suministran productos y herramientas a distintas facetas de la Industria. En base a esta definición, bien podríamos estar hablando de Ferretería Industrial.

Menos de la mitad de ellos están integrados en alguna agrupación comercial. Algunos de estos establecimientos independientes han pertenecido en un momento dado a algún grupo y otros nunca han querido.

Parece evidente que el que no quiere integrarse con otros suministros de otras zonas, con parecidas problemáticas y perspectivas es porque cree que no lo necesita y está bien así. Del mismo modo que el que está agrupado, siente que lo necesita, y se encuentra apoyado.

 

Cliente profesional

Los clientes de estas compañías son básicamente industrias, fabricantes de maquinaria, talleres, particulares y en general cualquier empresa que requiera mantenimiento de sus instalaciones. Los clientes pueden solicitar ofertas, las ventas se efectúan vía pedido o directamente desde el mostrador.

En principio, en el suministro el precio, si bien tiene relevancia sobre todo hoy día, no es el factor más importante. El usuario quiere ante todo calidad y garantía post venta, que le otorgue seguridad, tranquilidad y comodidad.

La gestión de compras y aprovisionamiento es compleja dado que hay que intentar tener los stocks lo más ajustados que sea posible. Un problema es que las urgencias tienen que ser gestionadas de forma muy eficiente tanto desde el punto de vista del servicio al cliente como del coste de la operación.

El catálogo de productos es muy amplio. La gestión de precios y descuentos requiere una flexibilidad muy amplia en los procesos de definición y de actualización. En ocasiones estas empresas efectúan montajes, por lo que la gestión de estos artículos es compleja. El mercado ha cambiado radicalmente y es necesaria una importante adaptación en la reducción de sus costes de gestión y funcionamiento para ser más competitivos, y sobrevivir. Aquí es donde juega un papel fundamental la tecnología.

Marcas de prestigio

El producto que llega al suministro industrial de ferretería, fabricado expresamente o suministrado por un proveedor habitual de la ferretería tradicional, presenta unas características peculiares. La gran mayoría de las herramientas que podemos ver en un suministro industrial provienen de un fabricante español o de uno extranjero de prestigio, normalmente con delegación en nuestro país.

En este aspecto, según nos indican desde establecimientos punteros como Madriferr, Ortiz, Comercial Subiñas o Ferretesa, tanto el detallista como el usuario profesional confían en las marcas punteras. Además, añade Oscar Madrid, gerente de Madriferr, “ahora más que nunca tenemos que apoyar a los fabricantes españoles, ayudando  a que sus empresas salgan adelante y generen puestos de trabajo”.

En todo suministro industrial que se precie, ya sea independiente, pertenezca a una cooperativa o esté integrado en una central de compras y servicios, vamos a encontrar las marcas líderes, si bien, por las negociaciones, algunas están en unos establecimientos y en otros no.

No obstante, por las circunstancias de la demanda, también encontramos importaciones directas de los suministros o de los grupos y cooperativas a los que pertenecen, sobre todo como segunda marca, más barata, y, a diferencia de la ferretería pequeña de barrio, guardando unas premisas de calidad, ya que estamos hablando del profesional. En esencia, la filosofía principal de una central de compras y servicios es la de obtener el mayor beneficio posible para sus asociados.

En las cooperativas del sector, independientes o integradas en Ancofe o en Fergrup, así como en grupos como Cadena 88 de Ehlis, y el joven Ferbric, podemos encontrar grandes suministros industriales, junto con ferreterías de tamaño y volumen de negocio más reducido, mientras que las centrales de compras específicas buscan que sus asociados tengan una tipología, volumen de negocio e incluso perfil de cliente más homogéneos.

Central de Compras y Servicios Profesionales – Cecofersa, creada en 1992 fue la primera en buscar esa diferenciación, cuenta con más de 110 asociados que aportan unos 240 puntos de venta en España y Portugal, y es la central más fuerte del mapa actual.

Sin ánimo de dejarnos algún nombre, citaremos otros grupos muy importantes como Fercodis, con once años en el Sector, Aside, Gesin y Adefec, especializado en la Industria de la Madera,  todos ellos, con una filosofía clara, y cierta homogeneidad en productos y volumen de facturación de sus asociados.