Las Médulas, la Catedral, la ferretería

Destacados

Las Médulas, la Catedral, la ferretería

Publicado 1 marzo, 2012

Dice Sasi, de Mondreganes y capaz de hacer relojes con una sola mano, que los grandes almacenes de bricolaje no acabaron con el mayor patrimonio de nuestra tierra: las viejas ferreterías con balanza de platillos para pesar puntas.
Porque las viejas ferreterías tienen algo que no encontrarás en ningún otro lugar: los ferreteros.
El ferretero es un sabio en saberes antiguos, sabe qué punta necesitas para cristales y dónde tendría cabida una punta tabiquera, conoce el secreto para acabar con los topillos que te minan el huerto, guarda por las estanterías un caldero de latón que aguanta los golpes de batir huevos para hacer dulces, tiene por los cajones una manga para colar el café, no le faltan botas que llevan tanto vino como aguante el segador, guadañas y armas para cabruñarlas y estanterías que apilan todo aquello que necesites para todos los arreglos que tu casa precise…
Y sabe dónde se acoplan y cómo se ajustan, la fiabilidad de la empresa es evidente y se puede comprobar con los juegos de pesas y medidas que los inspectores actuales ni tan siquiera entienden.
Las viejas ferreterías vienen con la banda sonora incorporada.

Mauricio Peña y Fulgencio Fernández. Artículo publicado en www.lacronicadeleon.es