Un equipo del Campus de Zamora desarrolla una cortadora doméstica

Destacados

Un equipo del Campus de Zamora desarrolla una cortadora doméstica

Publicado 22 marzo, 2012

Un grupo de dos profesores y un estudiante de la Escuela Politécnica de Zamora está empeñado en crear una pequeña y asequible máquina que sea capaz de cortar y taladrar con la precisión de las órdenes que se envían desde un ordenador. El proyecto es el único de los becados en la capital por el Programa de Prototipos orientados al mercado (TCUE) que pone en marcha la Universidad de Salamanca con financiación de la Consejería de Educación, informa laopiniondezamora.es.

El equipo formado por los profesores de la Escuela Politécnica Roberto Martín y Raúl Rengel, junto al alumno de Ingeniería Mecánica Miguel Enrique de Vega, se encuentra inmerso en el desarrollo de una máquina que al menor coste posible sea capaz de cortar piezas a medida para realizar trabajos en casa.
En los laboratorios de la Escuela Politécnica comienza a tomar forma lo que de forma técnica se conoce como una máquina CNC, es decir, de Control Numérico por Computadora, que para los no iniciados significa crear una herramienta que, como una impresora, se maneja mediante un ordenador. «En este caso la máquina, en vez de tener una aguja que escribe sobre el papel, lo que hace es que corta un material, por ejemplo, para hacer una maqueta de un avión», explica el estudiante Miguel Enrique de Vega, quien además presentará esta idea como su propio proyecto fin de carrera.
Precisamente evitar holguras y hacer la máquina totalmente precisa es el objetivo del equipo, que desarrolla una máquina que «una vez la tengamos acabada y funcionando nos servirá para fabricar otras máquinas, y nos quedará como patrimonio de la universidad», explica el profesor Raúl Rengel.
Que la herramienta en sí quepa en un espacio reducido y que con el tiempo se venda en un pack que el cliente pueda montar él mismo en casa es la intención de los autores, que además barajan introducir la posibilidad de cambio de herramienta automatizado, para conseguir no solo cortar, sino taladrar piezas, lijar, etc.
La idea, sostienen los implicados en el proyecto, no es nueva, «ya existen máquinas que hacen lo mismo, pero tienen precios prohibitivos, solo para uso industrial», se pronuncian los creadores, que pretenden desarrollar su prototipo de una manera más eficiente, «reduciendo los costes al máximo posible e introduciendo una serie de innovaciones técnicas para hacerlo competitivo en el mercado», se pronuncian.