Sistemas de Fijación y Remaches

Destacados

Sistemas de Fijación y Remaches

Publicado 13 diciembre, 2012

El sector español de sistemas de fijación continúa su pobre racha de ventas desde que comenzó la recesión en la construcción y en otras actividades industriales. En un segmento tan apegado al profesional, el mercado de bricolaje, con compras pequeñas y puntuales, es una salida, y las grandes superficies de bricolaje, con sus argumentos de presentación, van arañando, cada vez más, parcela a la ferretería.

El mercado español de sistemas de fijación en 2011 no ha sufrido una evolución positiva en ventas respecto a 2010, un ejercicio que ya consolidó una bajada del monto de las operaciones del 25% respecto a 2009.

Con estos datos, y las expectativas de que 2012 tampoco muestre una clara recuperación, este segmento tan presente en ferretería y suministro industrial, está tan afectado o más que otros relacionados con gran fuerza con las actividades profesionales.

Automoción y sectores industriales como obras públicas, ferrocarriles, electrodomésticos, cerrajería, madera, muebles o automatización, cada uno con su particular momento económico, son los principales receptores de fijaciones.

El bricolaje se ha ido ganando un hueco, centrado en una buena presentación y venta en régimen de autoservicio, que, de la mano de importantes proveedores europeos han ido ganando cuota de mercado.

Han cerrado muchos proveedores debido a la aplicación del antidumping y es evidente la imposibilidad de cubrir las demandas actuales de Europa por parte de las fábricas situadas en terceros países de Asia.

En nuestro mercado, las grandes multinacionales europeas aguantan el tipo conscientes de la debilidad de nuestro mercado. Por ejemplo, un gigante como Würth, que vino a revolucionar el mercado de la ferretería con sus características en la distribución, especialmente en el campo de sistemas de fijación, ya no es lo que era. Así lo indican algunos profesionales del sector, y algún esbozo de sus problemas empresariales y laborales se pueden ver en Internet.

 

Remaches

No solo la construcción, sino otras actividades industriales, como la automoción, la fabricación de electrodomésticos, cerrajería y el mundo de la madera, van empujando hacia atrás a nuestros proveedores.

Por ejemplo, en el sector de remaches y remachadoras, en los que cada vez es más clara la diferencia del principal fabricante español, Bralo, con los demás, la ferretería industrial e industrias como las del automóvil y la construcción, con su conocida situación, abocan al proveedor a buscar soluciones en otros países, con bastante éxito por ejemplo en el caso del fabricante madrileño, presente en muchos mercados importantes.

Otros proveedores del mercado español de remaches, entre los que sigue destacando, si bien, no con la potencia de años anteriores, Gesipa, complementan sus catálogos de ferretería diversa, tornillería o sistemas de fijación con remaches y remachadoras. Salvo pocas excepciones, estos complementos de catálogo los traen de países orientales, especialmente China.

Respecto a la calidad del producto asiático en general, es un complejo ya superado. Todos conocemos la sencillez en la producción de estos productos y como disponen de maquinaria de última generación en cientos de ellas, unido a sus potentes laminadoras que les permite exportar sus productos a Europa a precios tan agresivos y en altas calidades que han ocasionado una aplicación de un antidumping también contra estas materias primas.

 

Bricolaje como recurso

Con este panorama, en el que el profesional, tanto el pequeño, como el mediano o la gran empresa, han bajado drásticamente sus pedidos, así como su actividad, las principales salidas que están buscando los principales proveedores de sistemas de fijación son la exportación y el bricolaje.

El mercado de piezas baratas está copado por el producto chino y ahí es muy difícil competir para los fabricantes españoles o las grandes multinacionales que operan en nuestro mercado.  la presencia de importaciones de bajo precio en este segmento de mercado es muy elevada y, por ello, los principales fabricantes nacionales y europeos se han volcado en ofrecer mayor valor añadido, ya sea a través de nuevas prestaciones o de un packaging más atractivo.

Además, indica un fabricante, el precio de la materia prima aplicada al proveedor español es escandaloso como para que sea rentable producir.

La presentación del producto, con gran incidencia del blister y el packaging, sustituyendo al ya casi olvidado menudeo en ventas pequeñas, es muy importante en la comercialización de una familia de productos como la de sistemas de fijación, poco sujeta al marquismo del comprador.

Las fijaciones son un producto presente en cualquier centro de bricolaje, pero, sin embargo este canal de distribución no es el principal, aunque va arañando mercado a la ferretería. La compra de este artículo está siempre motivada por una necesidad, más o menos inmediata y, por ello, es habitual que el consumidor acuda a una ferretería de proximidad e incluso a una tienda de “todo a un euro”. Este último canal ofrece una gama limitada de productos, con poca variedad y con una calidad básica, pero que compite cuando se trata de cubrir pequeñas necesidades.

Precios bajos

A pesar de todo se siguen manteniendo precios notablemente inferiores a los del resto de Europa. En estos momentos en los que las subidas de precios están siendo sucesivas e importantes, el no comenzar a aplicarlas en un corto plazo, puede suponer serios inconvenientes financieros para empresas del sector que ya han sufrido vaivenes similares en los últimos dos o tres años, añadido a lo complicado de los mismos por la coyuntura económica general.

Por desgracia, es difícil encontrar en el sector, en general, en las empresas comercializadoras, y también en el cliente final, una convicción del valor del producto que se vende y por ello no se sabe dar el correcto valor añadido al servicio, calidad y grandes almacenes que se disponen para asegurar un servicio que no se sabe valorar. Esto supone una corriente de precios continua muy agresiva, que al final resta imagen al producto que tratamos.

No en vano España marca la línea de precios más bajos de Europa, pero ello no nos facilita poder acudir a terceros países de nuestro entorno al moverse en parámetros que aquí nos cuesta entender.

Efectivamente, comenta un almacenista, “es más sencillo vender por precio que prepararse para dar un servicio extra de calidad al cliente, servicio completo y con seguridad de dominarlo”.

“Tememos un futuro no muy lejano con nuevas e irreversibles subidas de precios hasta niveles nunca antes conocidos”, indica un importante proveedor.

Si se añade a todo ello que las economías de otros países europeos están despertando antes que la nuestra, estaremos ante una situación nada fácil, de un mercado adormecido teniendo que hacer frente a unas subidas de precios notables y con una mala costumbre de vender con márgenes mínimos.
Pese a las especiales características de este mercado, cabe destacar la existencia de una buena cantidad de fabricantes nacionales y europeos de reconocido prestigio, que perviven con fuerza en el mercado y que se han asegurado una presencia en los lineales de las principales cadenas de distribución.

Este es un sector que realiza grandes inversiones en investigación, siempre a la vanguardia de las necesidades. Y que aplica algunas de estas innovaciones al sector doméstico, que se ve beneficiado, de este modo, por una industria puntera.
Todas ellas han visto evolucionar su gama hacia productos más tecnificados, introduciendo anclajes especiales y, sobre todo, diversificando su elenco de clientes. No hay ningún fabricante de fijaciones especializado en el segmento doméstico, porque se trata de un mercado amplio en volumen, pero no en valor, donde los productos de gama baja han hecho su entrada masiva.

Importancia de las asociaciones

La Asociación Española de Fabricantes de Elementos de Fijación Metálicos, ASEFI, se constituyó en el año 1994, y desde entonces viene representando al Sector en las actividades industriales y económicas dentro de lo que es el ámbito empresarial. Cuenta con 15 empresas asociadas, algunas de las cuales están también en Asvefat (Asociación Vasca de fabricantes de Elementos de Fijación), y 2 empresas colaboradoras.

Es una agrupación surgida de la voluntad de un grupo de empresas nacionales, que desde años atrás, tiene entre sus objetivos abrir mercados, tanto domésticos como internacionales, mejorar su tecnología y ser más competitivos, aumentando su productividad.

Según recoge su página web, “el Sector de Fijación es uno de los sectores históricos, y por ende, clásico en el contexto industrial de nuestro país, colaborando al desarrollo económico y social y manteniendo unos niveles tecnológicos, económicos e innovadores, que le han hecho punto de referencia de otros sectores. Con trabajo y rigor, ASEFI, ha sabido a lo largo de los años, estar entre los fabricantes pioneros de un determinado producto, como es el campo de las fijaciones, aguantando con firmeza los envites técnicos y económicos, que origina el mercado. Hoy día, con una economía globalizada, el Grupo de Empresas de ASEFI, no solamente no se achanta en este mar lleno de dificultades, sino que crece, a unos niveles, superiores a los de la media universal”.

La entidad apoya y colabora en el desarrollo nacional, no solamente fabricando sus productos, sino innovando y desarrollando estos, hasta los límites más exigentes de las industrias nacionales y extranjeras.

ASEFI es miembro importante de EIFI, Asociación ésta, de Fabricantes de Elementos de Fijación Metálicos, que abarca el mercado, y las empresas de los países de la Unión Europea.

Por su parte, Asvefat, fundada en 1982, integra a fabricantes de elementos de fijación del País Vasco. Está formada por diez empresas, las cuales agrupan un total de 416  trabajadores y su facturación supera los 47 millones de euros de los que 39 corresponden al mercado nacional y 8 a la exportación. En las empresas asociadas se fabrica, mediante estampación, en frío o en caliente, así como en decoletaje,  todo tipo de elementos de fijación estándar y especiales, bajo plano o muestra.