grupos de bricolaje

Destacados

#Bricolaje / Cinco grupos concentran el 80% del mercado

Publicado 28 marzo, 2013

El número de establecimientos minoristas especializados en la venta de productos de bricolaje en España se situaba en 510 en septiembre de 2012. Las principales cadenas siguen aumentando su número de establecimientos mientras que desaparecen puntos de venta de pequeño tamaño, generalmente pertenecientes a empresas de carácter familiar.

Según un exhaustivo informe sobre el mercado de establecimientos de bricolaje de la consultora DBK, publicado en septiembre de 2012, aún en un contexto de deterioro de las ventas, endurecimiento de las condiciones de financiación y aumento de la competencia entre las empresas del sector, los grandes grupos han revisado sus planes de expansión.

Además, con el objetivo de reducir el riesgo asociado a la promoción de establecimientos de gran tamaño, algunos operadores están optando por la apertura de tiendas urbanas de mediana dimensión, concepto en el que destacan nombres como Bricoking, Bricor o Habitacle.

En cuanto a aspectos de consumo, en el Informe sobre el Consumidor, presentado por GfK se detalla que los proyectos más pequeños de bricolaje se realizan con más frecuencia, con un orden inverso al coste. Es decir, se realizan más operaciones cuando es menor el coste de estas. Respecto al rendimiento de las marcas en el mercado, la honestidad y la calidad son los criterios de compra más importantes para los consumidores.

Concentración empresarial

La superficie media por establecimiento en España era de 2.549 metros cuadrados en septiembre de 2012, indica el informe de DBK.

Andalucía, Cataluña, la Comunidad Valenciana y Madrid son las regiones en las que se ubica un mayor número de puntos de venta. Estas zonas albergan alrededor del 65% del total de establecimientos operativos en nuestro país.

En el sector se aprecia un alto grado de concentración empresarial, de manera que los cinco principales operadores reúnen conjuntamente una cuota de mercado cercana al 80%.

Según datos del Informe Mundial del Bricolaje 2012, realizado por  FEDIYMA (Federación Europea de Fabricantes de Bricolaje), el bricolaje en España generó un volumen de 3.500 millones de euros en 2011, lo que sitúa a nuestro país en el puesto número 11 del ranking mundial.

Por enseñas, el grupo Adeo encabeza la lista, con una facturación total de 1.782 millones de euros, repartidos así: 1.462 millones corresponden a Leroy Merlin; 209 a Akí Bricolaje; y 111 a Bricomart.

Por su parte, Brico Depôt obtuvo unas ventas de 308 millones de euros, mientras que Bricor superó ligeramente los 100 millones (103). El resto de cadenas, según los datos recogidos en este informe de FEDIYMA, quedaron por debajo del umbral de los tres dígitos, como es el caso, por ejemplo, de Bauhaus (con 95 millones de euros).

Debilidad de la ferreterías

La creciente desviación de la demanda hacia las grandes superficies de bricolaje es una de las principales causas que está debilitando la demanda de las ferreterías tradicionales. En el ejercicio 2009, el valor de las ventas de las ferreterías descendió un 17,4%, mientras que en 2010 se redujo un 8% adicional, hasta los 875 millones de euros.

La cultura y práctica del bricolaje en España están creciendo de una manera notable en los últimos dos años, dentro del entorno económico global. Las cadenas especializadas están abriendo centros por todo el país, generando consumo y puestos de trabajo. La actividad está en auge, a pesar de la crisis, o gracias a ella.

Salvando la conocida diferencia con otros países europeos, y teniendo en cuenta también la situación económica que vive España, el bricolaje no está tan muerto como algunos creían.

Muestra de ello son las últimas aperturas de cadenas como la gallega Bricoking, que quiere establecer pequeños centros “Bricoking City” dentro de las ciudades, en parecida tónica a la que está desarrollando El Corte Inglés, ubicando pequeños centros Bricor al amparo de sus grandes centros de las principales ciudades, lo que viene a ser la diferenciación y clarificación de sus tradicionales secciones de ferretería y bricolaje en los establecimientos, o las francesas Brico Depôt y, sobre todo, Leroy Merlin, que ha tenido un año 2012 imparable, si bien, también han cerrado algunos centros o han paralizado algunos proyectos de apertura. A la inauguración de sus nuevos centros en Albacete y Sabadell se suman la compra, por parte de la matriz, Adeo, de la cadena de comercio electrónico delamaison.fr, con tiendas físicas y presencia online, y, de nuevo en España, la reapertura del establecimiento de Majadahonda, completamente devastado por un incendio en enero del 2011, y las aperturas en Andalucía y Levante.

A estos ejemplos podemos sumar la expansión de AKÍ, las aperturas de Bricomart, las buenas andaduras de Bricogroup, ATB, Habitacle, y otros grupos y cooperativas de ferretería y bricolaje, aparte de la posible introducción paulatina en el segmento de bricolaje de cadenas de construcción como BdB y BigMat.

Coyuntura desfavorable

La coyuntura económica desfavorable y la recesión en el consumo privado de artículos y herramientas de este segmento comercial, afectaron negativamente a las ventas en 2011, ejercicio en el que el consumo final de los hogares en España se contrajo un 0,8%.

En este contexto, sigue indicando DBK, el volumen de negocio agregado de los establecimientos especializados en la venta minorista de artículos de bricolaje en el conjunto del mercado ibérico (España y Portugal), se situó en 3.105 millones de euros en 2011, un 1,4% menos que en 2010. En concreto, en el mercado español, la facturación disminuyó un 0,8%, hasta los 2560 millones de euros.

En los últimos años se ha registrado un fuerte descenso en el número de viviendas terminadas. En 2011, la caída de este registro en España fue del -34,9%, un dato muy significativo.

Murcia, Aragón, Comunidad Valenciana y Castilla La Mancha fueron las comunidades autónomas en las que se experimentaron los mayores descensos, en todos los casos por encima del 50%.

En el bienio 2010-2011 se observó un deterioro en los márgenes en el sector, como consecuencia del debilitamiento de la demanda, el aumento de la competencia entre las enseñas y la presión sobre los precios.

En este desapacible entorno ha surgido, para calentar más la situación, la modificación del IVA, que ha venido a retraer el consumo en este sector.

Así lo creen desde la Asociación de Distribuidores de Ferretería y Bricolaje, ADFB, entidad que agrupa a las principales cadenas que operan en España. Su responsable, Fernando Colorado, ha expresado el desacuerdo de la asociación con el incremento del tipo de IVA y considera que conllevará una reducción del consumo.
ADFB considera que esta subida del tipo de IVA del 18% al 21% no es una medida acertada en un momento en que la renta disponible de las familias está muy limitada y que su entrada en vigor supondrá una caída del consumo cercana al 4-5%.

“En estos momentos lo que se necesita son medidas que incentiven el consumo y pongan mayor renta a disposición de las familias para mejorar sus opciones de consumo”.
Por otro lado, indica el gerente de ADFB, “el escaso margen de tiempo que parece que se dará para su entrada en vigor es la muestra del desconocimiento de las consecuencias que tendrá en la organización del sector comercial en general.
En nuestro caso con una media de más de 20.000 referencias por tienda no se puede asumir el cambio en tan corto plazo de tiempo y esto sin estimar las implicaciones tecnológicas de los sistemas contables y de pago. El coste medio de poner en marcha este nuevo tipo de IVA será de unos 6.000€/tienda”.
ADFB lamenta “la falta de previsión a la hora de implantar esta medida con un claro perjuicio a nuestro sector y al comercio en general”.

Previsiones negativas

La contracción de la renta disponible de las familias, en un contexto de elevadas tasas de desempleo, y la fuerte caída del mercado inmobiliario, permiten adelantar un notable descenso de la facturación del sector de bricolaje a corto plazo.

Según el citado informe de la consultora DBK, a falta de datos definitivos de 2012, para el cierre de ese ejercicio se estima un volumen de negocio de 2.835 millones de euros en el conjunto del mercado ibérico (España y Portugal), lo que supone un 8,7% menos que en 2011, año que no fue maravilloso, mientras que en 2013 se mantendrá esta tendencia, previéndose una facturación negativa del 3-4%.

Se prevé también una creciente diversificación, que ya estamos viendo en los últimos años, por la cual, empresas centradas sobre todo en ferretería y suministro industrial, así como grupos basados especialmente en la construcción, como BdB, Group Gamma o BigMat, se están introduciendo en el mercado del bricolaje. También se está dando la creciente penetración en este sector de hipermercados y otras grandes superficies.

Fenómeno curioso este último si recordamos que la entrada en España, hace muchos años, de los líderes minoristas europeos de bricolaje fue avanzada por sus “cadenas hermanas” de venta con base en alimentación, ya sean Alcampo, Carrefour, etc… Otras, como Makro o Lidl, tradicionalmente ajenas a estas gamas, están empezando a incluirlas en sus ofertas.

Las principales cadenas especializadas mantendrán sus agresivas promociones y descuentos, y continuarán desarrollando acciones de marketing y campañas de publicidad dirigidas a reforzar su imagen de marca y lograr una mayor diferenciación respecto a la competencia.

La difícil situación del mercado y la fuerte competencia en precio entre las empresas del sector continuarán deteriorando la rentabilidad a corto plazo.

En este marco se prevé una reducción del número de puntos de venta independientes, los cuales perderán cuota de mercado en beneficio de los grupos de distribución de mayor tamaño.

400.000 millones de euros

En 2011, el mercado mundial de bricolaje movió 391.700 millones de euros, que se repartieron, sobre todo, entre Norteamérica y Europa (364.000 millones). No obstante, Norteamérica representa el 59,8% del mercado mundial, mientras que Europa acapara el 33,1%.

Japón, Australia y Nueva Zelanda son las zonas más activas del área de Asia y Pacífico. China, que puede convertirse en un actor dinámico en este sector, solo representa el 2,1%.

Según un estudio del Grupo NPD, el gasto medio en bricolaje y hogar en Estados Unidos aumentó un 10% en los doce meses previos a agosto de 2012 con respecto al mismo período anterior. Los segmentos analizados por el Grupo NPD incluyen iluminación y electricidad, ventiladores, adhesivos y pegamentos, herramienta de mano, almacenamiento, herramientas eléctricas, grifería, equipos para jardín, protección y seguridad.

El estudio refleja que el grupo de edad de 18 a 34 representa casi el 28% del total de ventas de bricolaje y hogar.

El estudio refleja igualmente que el grupo de edad de 18 a 34 años representa casi el 28% del total de ventas de bricolaje y hogar. Las ventas online representan el 6% del total tras subir un 16% en los doce meses anteriores a agosto de 2011 y un 35% en los subsiguientes 12 meses.

Caídas importantes en Europa

Las ventas de artículos de bricolaje en Europa se han visto disminuidas en el primer cuatrimestre de 2012 a consecuencia del mal tiempo registrado, sobre todo en el mes de abril, y de la situación de crisis que afecta a la distribución por la falta de confianza de los clientes a la hora de consumir, según informa la Asociación Española de Distribuidores de Ferretería y bricolaje – ADFB.

Noruega, Rusia, Lituania y Estonia son los países que escapan a una tendencia de crecimiento plano o decrecimiento de ventas con unos crecimientos superiores al 10% respecto a 2011. En lado contrario se sitúan Irlanda o España con caídas de un 12% y 9% respectivamente.

El resto de países tiene un comportamiento similar a sus respectivas economías. Alemania crece un 2%, Francia 1%, Finlandia 3,2%. Mientras que UK cae un 7% o Suiza un 4%.

Durante el 2º Home Improvement Forum celebrado en París, un 26% de los asistentes opinó que sus empresas crecerían más de un 6% durante 2012, por lo que a pesar de las cifras las expectativas eran positivas y se esperaba una recuperación del mercado europeo.

Esta recuperación no parece haber llegado ya que, según datos de la ADFB, las ventas del sector europeo de bricolaje ha seguido cayendo en el tercer trimestre.

Noruega y Rusia siguen manteniendo crecimientos de dos dígitos, 10% y 11% respectivamente, pero este se ha visto ralentizado. En el primer trimestre era de un 13% en ambos casos.

Mientras tanto, España e Irlanda junto con Croacia siguen registrando unos descensos de ventas muy fuertes. España ha pasado a un 10% mientras que Irlanda y Croacia registran un 13% y 12%. Todavía está por confirmar que los malos resultados en España hayan sido por la subida del IVA posterior al verano, pero no cabe duda que es un factor que habrá influido.

Otros países como Alemania que tenían crecimientos hasta el segundo trimestre han pasado a ligeras caídas de consumo (1%) o Finlandia que ha registrado un -2%.

El bricolaje en Portugal

Según el informe “Establecimientos de Bricolaje – mercado ibérico”, de DBK, en septiembre de 2012, estaban registrados 160 establecimientos de venta minorista de bricolaje en Portugal, con una superficie media por tienda de 2.344 metros cuadrados, cerca de 200 metros cuadrados menos que la media en España.

Las zonas del país vecino en las que se ubican un mayor número de puntos de venta son: Norte, Centro y Lisboa.

Dada la situación económica y el deterioro del consumo privado, en este país el sector registro una variación negativa del 3,9% en 2011, con un volumen de facturación de 545 millones de euros.

El número de viviendas terminadas en Portugal en 2011 registró una significativa caída del 18,4%. Por zonas, en el archipiélago de Madeira, la caída de la cifra de viviendas terminadas superó el 50%, destacando también los descensos en las zonas del Algarve y Lisboa.

A falta de datos totales, la facturación del mercado portugués de bricolaje ha caido en 2012 un 9,2% respecto a 2011. Lo peor es que las previsiones no son mjuy optimistas y hacen referencia a un decrecimiento del 4% en el presente ejercicio de 2013. La concentración empresarial es aún más fuerte que en España, ya que las cinco principales enseñas abarcan el 91,6% del total del mercado.