Muchas ferreterías de Venezuela están desabastecidas de cemento

Destacados

Muchas ferreterías de Venezuela están desabastecidas de cemento

Publicado 5 junio, 2013

La situación económica y social en Venezuela está causando una preocupante escasez en productos de primera necesidad, y también está afectando a materiales de construcción y ferretería.

En Carabobo, a partir de las 4 de la madrugada, las personas interesadas en comprar cemento, tienen que comenzar a hacer cola a las afueras de las ferreterías al sur de la ciudad, para poder adquirir este necesario material de construcción. La venta se organiza tipo ambulatorio, pues diariamente sólo se entregan 50 números y los beneficiarios con éstos, tienen que esperar que llegue la carga, para poder comprar el cemento.

Deben hacerlo de esta manera, porque no es seguro que el material llegue. Muchos clientes se quejan de que hacen las colas en vano hasta tres veces en la semana, con el riesgo para su seguridad personal que esto implica. Y no es que puedan comprar la cantidad que requieran, pues la venta está restringida a cuatro o cinco sacos por persona, dependiendo de la política de la ferretería, informa www.acn.com.ve.

En Sol de Margarita, según  www.elsoldemargarita.com.ve, aun cuando llegó un barco el 28 de mayo con casi 19.000 sacos de cemento, los insulares buscaron en los establecimientos sin tener suerte.

Según las mismas fuentes, Comercio desmiente que las unidades decomisadas por el Destacamento de Seguridad Urbana – Desur, sean utilizadas para venderse con sobreprecio.

Mientras tanto, la población de Antolín del Campo, muchas veces debe pernoctar en los establecimientos cuando “les soplan” que llegará el material.

Ismael Ordaz, encargado de Ferremateriales La Santísima Cruz, señaló que el despacho no es constante, pueden pasar dos y tres semanas sin cemento. Asimismo indicó que le mandan entre seis y ocho paletas la semana que llega el material, lo cual es insuficiente para satisfacer la demanda.

En 2012 recibían cargas todos los días, después bajó a tres veces por semana y ahora muchas veces no saben cuándo llegará. A su juicio el cemento se despacha dando prioridad a la Misión Vivienda y esto también provoca desabastecimiento en los establecimientos.