¿Teyoland imita a Ikea?

Destacados

¿Teyoland imita a Ikea?

Publicado 11 junio, 2013

Antonio Miranda

Sí. Descaradamente sí. ¿Y?.

Más de uno nos echábamos las manos a la cabeza al conocer la noticia del proyecto Teyoland en Feria de Valencia. Parecía increíble que alguien pensara en que puede tener futuro y que podrían paliar el tremendo gasto que supone el establecimiento. No es imposible.

Había muchos cabos sueltos, muchos conejos en la chistera sobre el funcionamiento y la personalidad que le querían dar. Ahora ya lo sabemos.

Han cogido lo mejor de Ikea, de Bricor, de Leroy Merlin y de BricoDepôt, lo han agitado con inteligencia y lo han puesto en escena.

Si un modelo funciona, como el del gigante sueco, vaya gana de perder la oportunidad de ponerlo en práctica. Un esquema de exposición de productos en el que están integrados en apartados todos los complementos, un paseo agradable, ausencia de agobio de compra, que se solventa al final del recorrido, limpieza, ambiente tranquilo…, vamos, que ya está inventado.

A esto le añadimos una muy buena oferta de productos de ferretería, bricolaje y jardinería en dos plantas, 300 personas a nuestra disposición, marcas que nos suenan y podemos pronunciar…, tampoco está mal.

Más del 80 por ciento de las marcas son de proveedores españoles o multinacionales afincadas en nuestro país. Esto, personalmente, se agradece.

La asignatura pendiente es el precio de algunos productos, especialmente del segmento mueble. Están lanzando ofertas, pero no llegan a las de Ikea. Claro que cuando compras algo de más calidad en la tienda sueca tampoco te lo regalan. Pero no estaría mal que metieran una parcela de productos de segmento más accesible para determinados bolsillos.

En Teyoland se busca un perfil de comprador un poco más exigente que el de Ikea, lo que no impide que se les quiera quitar clientes.

Todo un reto, sí señor. Las expectativas son recibir más de 1.200 visitas diarias, y es posible que las 1.400 plazas de parking se queden escasas en determinadas ocasiones. Un éxito para los que pensaban que los clientes no iban a caer por allí ni por casualidad. Por el contrario, se puede convertir en un punto habitual de compras de mobiliario, e incluso de bricolaje y jardín.

¡Afectará Teyoland al pequeño comercio de nuestro sector?. Seguro que sí, pero esperamos, a diferencia de lo que ocurre con Ikea, un efecto rebote. El que va a la segunda es de ella. Sin embargo, Teyoland ofrece la posibilidad, seguramente sin querer, de que acudamos luego a una pequeña superficie de bricolaje o a una ferretería de cercanía y encontremos en ellas las mismas marcas, y quizás a menor precio.

Es de esperar. Por ahora, ha generado 300 empleos en la zona y cuentan con fabricantes españoles. Todo se andará.