Ferretería Mateo presenta concurso de acreedores

Destacados

Ferretería Mateo presenta concurso de acreedores

Publicado 26 septiembre, 2013

La histórica empresa Ferretería Mateo, de Palma, ha presentado concurso de acreedores y está en manos de un administrador concursal. Según explicaron desde la entidad, la crisis en el sector de la construcción y la llegada de grandes multinacionales de la ferretería ha motivado la entrada en concurso de acreedores y a la presentación de dos Expedientes de Regulación de Empleo (ERE), informa eldiariodemallorca.es.
La mercantil decidió cerrar sus tiendas de Palma centro, ubicadas en la Porta de Sant Antoni y en la calle Francisco Manuel de los Herreros. De momento, han reagrupado todo su material en su almacén del polígono de Son Castelló. Según explicaron desde Ferretería Mateo, ahora están a la espera de la decisión del administrador concursal para saber si mantienen la actividad en la tienda de Son Castelló o deciden cerrar sus puntos de venta.

Una de las principales razones de esta situación de Ferretería Mateo, indica el diario digital, es la crisis que está sufriendo el sector de la construcción. Sus principales clientes desde hace décadas eran los pequeños empresarios autónomos (albañiles, carpinteros o herreros) que trabajaban en este sector. El descenso de la actividad en construcción ha sido uno de los factores determinantes.

Asimismo, reconocen que “ha ayudado” la llegada a Mallorca de grandes multinacionales de la ferretería que pueden ofrecer unos precios mucho más competitivos.

Ferretería Mateo llegó a contar con cerca de 80 trabajadores. Ahora, mediante las dos regulaciones de empleo, se ha llegado a un acuerdo con gran parte de ellos para rescindir sus contratos de trabajo.

Esta emblemática empresa fue fundada en 1950 por Mateo Zanoguera y su familia. Rápidamente se convirtió en una ferretería de referencia en toda Mallorca. Su primera tienda se ubicó en la céntrica Porta de Sant Antoni de Palma. Con los años, el negocio se consolidó y en 1963 comienza la expansión inaugurando un segundo local en la calle Honderos. A esta tienda le seguirían sucesivamente la de la calle Francisco Manuel de los Herreros en 1972, Gran Vía Asima (Polígono Son Castelló) en 1975 y ya más tarde, Plaza Madrid en 1990. También se abrió una tienda en Manacor, ciudad que concentra un gran número de carpinterías.

Un dato importante a tener en cuenta es que el 25% de sus empleados son minusválidos, una muestra de su implicación en la reinserción social de personas con discapacidad.