Vestuario de trabajo y artículos de protección laboral

Destacados

Vestuario de trabajo y artículos de protección laboral

Publicado 24 febrero, 2014

Asepal, que asocia y representa a la práctica totalidad del sector de Equipos de Protección Individual (EPI)- alerta de la importante caída que se viene produciendo en el mercado nacional del sector durante los últimos años. Las cifras revelan que en sólo cuatro años la inversión ha descendido un 25%, lo que supone una reducción de 150 millones de euros en la cifra anual de negocio.

El presidente de la Asociación, Luis del Corral, presidente también de la feria Sicur, tiene claro  que el mercado interior sigue en descenso, que “la tarta” se reparte ahora entre más empresas y que, a pesar de los problemas, el sector de los equipos de protección individual (EPI) tiene en la actualidad empresas bien preparadas, que están afrontando esta crisis económica mejor que lo hicieron con la del 92, por su capacidad de desenvolverse en el mercado exterior.

No obstante, esta crisis que “nos ha trastocado la comodidad tiene como parte positiva la salida a nuevos mercados, los productos y equipos humanos más profesionales y más valorados dentro y fuera de nuestras fronteras. Esto es lo que, según el presidente de la principal asociación española del sector, ha permitido que “no haya bajas tan importantes como cabía esperar; la crisis del 92 arrastró más gente y ahora hemos tenido más capacidad de adaptarnos”, indicando que el sector debe tener como objetivo llegar a vender un 40% en el exterior.

Función social del sector

El sector está cumpliendo con su función social y colaborando con el descenso de los accidentes y de los niveles de siniestralidad, ayudado por la creatividad de un colectivo empresarial que ha evolucionado a lo largo de los años de un sector de artesanos a uno de pioneros en los EPI.

A escala global, el mercado de los Equipos de Protección Individual (EPI) creció un 27% entre 2004 y 2010. Actualmente se estima que genera un volumen de negocio de 17 billones de euros.

En España, la Asociación de Empresas de Equipos de Protección Individual  mantiene permanentemente actualizado un Registro EPI con todos aquellos equipos presentes en el mercado de las empresas asociadas que cumplen con los requisitos legales de certificación expresados el Real Decreto, por el que se regulan las condiciones para la comercialización y libre circulación intracomunitaria de los equipos de protección individual. La entidad verifica cada uno de los Equipos de Protección Individual incluidos en el Registro.

No obstante, y a pesar de que las consecuencias de la crisis económica mundial también se están notando en el sector de la seguridad laboral, Asepal destaca que la siniestralidad y los accidentes en los puestos de trabajo han mantenido su tendencia a la baja. El número de trabajadores fallecidos o heridos en el desempeño de sus funciones ha menguado un 19,9% en el último año, según datos del Ministerio de Empleo y Seguridad Social.

En 2011 el total de accidentes rozaba los 498.000, mientras que la cifra en 2012 se mantuvo en los 391.000. Luis del Corral mantiene que éstos datos “revelan el buen trabajo y buen hacer de nuestras empresas en momentos económicos tan complicados como éstos que han afectado a prácticamente todos los sectores”. Aun así, recalca, “todas las empresas asociadas en Asepal deben cumplir la exigencia de comercializar sólo equipos certificados para cubrir nuestra misión social principal de contribuir a reducir la siniestralidad. Hemos ayudado a poner medios para evitar y prevenir los accidentes, no sólo con los equipos de protección si no también con nuestra aportación técnica y de asesoramiento al empresario y al trabajador”.

Desde Asepal se solicita la colaboración de todas las partes implicadas para seguir mejorando las cifras de siniestralidad en el trabajo, así como para intentar remontar el panorama económico de nuestras empresas en el mercado nacional y potenciar aún más su actividad en los internacionales.

La Asociación insta a las administraciones públicas a no relajarse en la lucha contra la prevención de la siniestralidad laboral y a seguir vigilante y alerta frente a los peligros actuales y futuros que afronta el sector. No se debe cejar el control frente a los equipos y marcados fraudulentos (cómo el conocido como China Export) que siguen teniendo demasiada importancia en el mercado español, así como en la evaluación periódica y renovación de todos los Equipos de Protección Individual para los trabajadores de los sectores más vulnerables.

“China Export”

En los últimos años al marcado CE, que identifica a los productos que han pasado las evaluaciones europeas de seguridad, salud y protección del Medio Ambiente, le ha salido un competidor fraudulento: el comúnmente denominado China Export, por lo que los principales fabricantes y distribuidores insisten en la necesidad de adoptar medidas y distinguir ambas marcas para la consecución de un mercado responsable y seguro.

El marcado CE lleva alrededor de 20 años con nosotros, nos rodea en nuestra vida cotidiana, está presente en la mayoría de los productos que utilizamos a diario: los teléfonos móviles, los televisores, los juguetes de nuestros hijos… y también lo está en los Equipos de Protección Individual (EPI).

Este marcado que significa “Conformité Européenne”, conformidad europea, es obligatorio para muchos productos, siendo el fabricante el responsable de su colocación en el producto antes de la puesta en el mercado del mismo. Cuando un fabricante coloca en un producto este marcado, declara taxativamente que “el producto ha sido evaluado antes de ponerse a la venta y que cumple los requisitos de seguridad, salud y protección del medio ambiente de la UE”.

Estos requisitos se recogen en una serie de directivas europeas que los estados miembro transponen en su legislación.

En el caso de los EPI, hablamos de la Directiva 89/686/CEE y del Real Decreto 1407/1992. El fabricante debe etiquetar los productos con el marcado CE y, a su vez, los distribuidores deben verificar la presencia del etiquetado, así como de la documentación justificativa necesaria. Si el producto está siendo importado desde un tercer país, el importador ha de verificar que el fabricante de fuera de la UE ha tomado las medidas necesarias y que la documentación está disponible en el caso de ser solicitada.

Además, recientemente, ha surgido un uso indebido o fraudulento adicional. Son los productos que llevan el “otro marcado CE”, comúnmente denominado como China Export.. El intencionado y tremendo parecido del logotipo hace difícil diferenciar un marcado legal de este otro fraudulento.

Selección de EPIS

Asepal presentó el pasado año, en una jornada técnica en Valladolid, la actualización de la Guía Técnica del Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo (INSHT) para la utilización de equipos de protección individual.

Esta actualización ofrece indicaciones sobre la forma correcta de seleccionar el equipo y recomienda herramientas de selección de EPI como forma de determinar el equipo idóneo para los riesgos a cubrir en el puesto de trabajo.

Además, para una selección adecuada, se deben seguir al pie de la letra las indicaciones del fabricante, la mayoría de las veces muy sencillas de cumplir.

Otra publicación de reconocido prestigio de Asepal es la “Guía de Selección de Equipos de Protección Individual”. Contiene toda la normativa de aplicación para este tipo de equipos en un manual de casi 500 páginas o en un manejable USB. Es la publicación de referencia para todos los expertos en prevención y manual de consulta para los técnicos prevencionistas.

El Directorio de EPI (Equipos de Protección Individual) Certificados de Asepal, desde el que se puede acceder de forma online a casi 900 productos del sector debidamente certificados, cosecha un año más de éxitos en cuanto a visitas y se confirma como un apoyo extraordinario para los profesionales de la seguridad laboral.

Sólo en 2013 el Directorio (herramienta de gran utilidad para prevencionistas) ha recibido 62.000 consultas de los usuarios y los EPI que más visitas han acumulado corresponden al vestuario de protección (20.874 visitas), seguidas de cerca de los equipos de protección respiratoria (15.654).

Los asociados de Asepal siguen ampliando la gama de EPI certificados que los usuarios pueden consultar a través de esta herramienta. Así, a lo largo del año se han incorporado 82 nuevos productos a los que todo el mundo puede acceder ya desde el Directorio.

Además, está previsto que a lo largo de los próximos meses se incorpore una cifra simular de nuevos artículos en secciones que hasta ahora mostraban una oferta más limitada en número. Y en este sentido, tendrán especial relevancia las novedades de secciones como protección respiratoria y vestuario de protección.

Asimismo, desde la entidad se seguirá trabajando para que la disponibilidad de productos en secciones que hasta ahora no se ofertaban en el Directorio (como protección ocular o algunos tipos de calzado de protección) estén pronto disponibles y seguir consolidando así el éxito de esta herramienta que nació en 2008 y que, en total, desde entonces, ha acumulado ya un total de 181.094 visitas.

Con este Directorio de EPI Certificado, Asepal responde a las necesidades de los usuarios que, en ocasiones, encuentran grandes dificultades en su búsqueda de equipos verdaderamente certificados en un contexto de mercado en el que no todos lo están. Y esto, a pesar de que el RD 773/1997 obliga a que los EPI que se usen cumplan con la legislación vigente en materia de seguridad de producto.

La herramienta cuenta con diferentes criterios de búsqueda basados en los niveles de prestación descritos en la normativa vigente. Se facilita así la tarea a los usuarios que previamente hayan definido las características y prestaciones que buscan en cada EPI. El Directorio incorpora también información (mucho más resumida que la de la Guía de Selección de EPI certificados de la Asociación) acerca de la normativa aplicable a los EPI.

Los usuarios que consulten sus productos pueden entrar en contacto, si lo desean, con las empresas que comercializan dichos productos en España, las cuales estarán encantadas de atenderles en todo aquello en lo que puedan estar interesados.

Buena imagen en el exterior

Las empresas españolas quieren salir al exterior con garantías. En general el producto español es tecnológicamente similar al del resto de los de la Unión Europea y tiene una buena imagen de diseño y precio. Los esfuerzos empresariales se decantan hacia un producto más acorde con las líneas que marca la moda. Flexibilidad, confort, y ergonomía son los conceptos que marcarán el futuro.
Los fabricantes de ropa laboral utilizan ferias como la A+A de Düsseldorf para mostrar sus innovaciones, y en nuestro país, Sicur, sigue siendo el principal escaparate.

La situación económica de los últimos años y el maltrecho panorama del mercado de la seguridad laboral en España -que sigue su tendencia a la baja- ha empujado a las empresas del sector a potenciar aún más, si cabe, su actividad en el extranjero. La reducción del 25% del mercado español en los últimos cuatro años (que lleva nuestro movimiento de capital estimado de 600 millones de euros a 450) hay que compensarla, dice Del Corral, “con una mayor exportación de nuestros productos y servicios en el exterior, como ya viene sucediendo en éstos últimos años. Para soportar la crisis, el objetivo sería vender un 40% de la producción española de EPI en el exterior”.

Así pues, Asepal corrobora las expectativas que se abren de forma inmediata para las empresas españolas del sector de la seguridad laboral en un mercado en verdadero auge: el latinoamericano, dónde cada vez hay más demanda de nuestros equipos certificados y de calidad en países como Brasil, Colombia, Ecuador, Perú o Chile. “Muchos de éstos países están desarrollando leyes y normativas a imagen de nuestra legislación de prevención de riesgos, junto con sus respectivos reglamentos”.

La Asociación considera de especial relevancia la estima y el aprecio que éstos mercados demuestran tener a la normativa CE, que es, incluso, más exigente que la norteamericana. De este modo, añade su presidente, “el usuario latinoamericano tiene tendencia a utilizar EPI europeos y, por lo que nos toca, españoles; está satisfecho con nuestros productos y, lógicamente, encuentra más fácil el intercambio de información. Por eso, muchas de sus organizaciones se apoyan en Asepal y compañías del sector de la energía o el petróleo, por ejemplo, piden siempre marcado CE”.

Aun así, con la situación económica actual, parece inevitable la desaparición de algunas empresas y la fusión entre otras para sortear la crisis. Esto último, sobre todo, de cara al mercado exterior para reforzar las estructuras y apoyarse unas empresas en otras y, de este modo, procurar un mayor éxito en el proceso de internacionalización.

Canales de distribución

Los Equipos de Protección Individual (EPI) llegan a los usuarios por diversos canales, que van desde los distribuidores especializados al pequeño o gran comercio de ferretería, pasando por grandes superficies y suministros industriales. En la mayoría de los casos, se proporciona medios de protección a todos los sectores, al tiempo que otros productos varios, sin necesidad de una especialización. Por estos motivos, los equipos, que deben ser entregados siguiendo unos procedimientos concretos establecidos por la normativa, como evaluación de riesgos, certificación o formación específica, entre otros, lleguen al usuario sin estas garantías, poniendo en riesgo la seguridad y salud laboral.

Ferretería y Suministro Industrial, aparte de las tiendas especializadas, son los principales puntos de venta de este sector. En palabras de un proveedor, respecto al asesoramiento del canal, “suministros y ferreterías son simples tiendas self-service, en el 95% de los casos, en las que no existe el asesoramiento en un campo tan crucial y, a menudo, complejo. La protección laboral no está representada por especialistas, o acuden muy pocos”.

Entre los objetivos que manifiesta la asociación AEP se encuentra el potenciar la venta de EPI’s en establecimientos altamente especializados que comercialicen todas las familias de equipos y ofrezcan asesoramiento técnico, así como la creación de una marca de calidad, concedida por un organismo reconocido, que distinga al distribuidor especialista, dando un aval al usuario. Igualmente, se busca potenciar la ética profesional en este sector.

Garantizar la calidad

La Asociación de Empresas de Equipos de Protección Individual representa en total a unas 80 empresas del sector EPI. A través de ella, las empresas españolas se han impuesto unas normas que garantizan la calidad de los productos y que que van desde la fabricación, a los controles de calidad y a las certificaciones requeridas para las importaciones.

Según explica el Gerente de Asepal, Juan José Expositor, “sólo las normas armonizadas dan presunción de conformidad con la directiva sobre Equipos de Protección Individual. Son las que usualmente se utilizan al extender un certificado CE de tipo, pero no las únicas. Las normas son de utilización voluntaria, pero en el caso de las armonizadas facilitan el proceso de Certificación”.

Para el control de calidad se utiliza normalmente la ISO 9001, una norma que especifica los requisitos para un buen sistema de gestión de calidad que puede utilizarse para su aplicación interna por las organizaciones, para certificación o con fines contractuales.

Los controles de aduanas se efectúan por el Soivre, el Servio Oficial de Inspección, Vigilancia y Regulación de las Exportaciones. En la actualidad el Servicio lo forman los Centros de Inspección de Comercio Exterior. Dependen del Ministerio de Industria y Turismo. Algunas de sus funciones son: la inspección de la calidad comercial, el examen documental, el control de los productos de importación y exportación, informar sobre las deficiencias observadas, expedir certificados e iniciar expedientes sancionadores.

Asepal mantiene una estrecha relación con diversos ministerios: Trabajo, Industria y Comercio, Sanidad y Consumo y con las Comunidades Autónomas. Según explica Expositor “con Industria estamos negociando la revisión de la Directiva de EPIS y las normas armonizadas.

Estamos reforzando la participación de Asepal en el Control Interno de Mercados que se ha de establecer según mandato de la U.E. Con el Soivre tenemos relación continua para defender los intereses de los asociados en las importaciones de productos. Tanto a los inspectores del Soivre como a los Inspectores de trabajo se les han dado cursos formativos sobre EPI, normativa y aplicación de la Directiva 89/686 de EPI. Con el ministerio de Consumo se ha negociado la participación de los asociados en casos puntuales como el abastecimiento de mascarillas de protección respiratoria frente a la gripe aviar. Con las Comunidades Autónomas hemos llegado a acuerdos para ofrecer cursos de formación”.

Esta relación supone un beneficio para las empresas del sector porque, según añade el gerente de Asepal “permite la colaboración con la Administración, y asesorar en casos de duda o conflicto. Defender los intereses de los asociados en las actuaciones de control de importaciones y en un futuro en el control del mercado interior cuando finalmente se organice. Obtener ayudas para la salida al exterior de nuestras empresas. Participar en la elaboración de las Normas Armonizadas, y avanzar éstas a nuestros asociados. También permite participar en proyectos tecnológicos e impulsar éstos entre los asociados con las ayudas de la administración”.