A vueltas con nuestro posicionamiento en Internet

Destacados

A vueltas con nuestro posicionamiento en Internet

Publicado 25 marzo, 2014

Juan Mateos, Socio Consultor de Bricocrack.tv

“Hace apenas nada, todos peleábamos por tener una página web logradísima. Cuando descubrimos cuánto costaba crearle tráfico, pasamos a plantearnos, casi con la fe de un converso, tener presencia en las “redes sociales”. Y luego surgió la fiebre de crearlas, como si se tratara de un trabajo de jardinería en que uno echa unas semillas y de repente te crecen 50.000 tipos ansiosos por estar contigo en tu sitio. Y es que, lo de hacerse un espacio en Internet, es como poner un hotel de carretera. Imaginaos que cuando estamos proyectándolo nos aparece un fulano que nos dice que él construye carreteras y que está dispuesto a construirnos una para que pongamos en ella nuestro hotel…

No se puede ir hoy día a Internet pensando en términos tradicionales de “tener una casa propia”. Hace mucho tiempo que en la Red desparecieron las puertas, las ventanas y hasta los muros. Nosotros, por ejemplo, por razones de estrategia comercial, teníamos limitaciones para emitir nuestros vídeos en YouTube, así que nos limitamos a tenerlos en nuestra página. Pero abrimos un canal provisional, bricoway, en el que publicamos alguno de prueba y pusimos fragmentos de otros. Pues bien, si uno busca en YouTube “bricolaje” ese vídeo “perdido” de prueba salta entre los primeros con más de 282.000 visitas y, casi sin querer, ese canal de anuncios nos ha proporcionado más de 200.000 reproducciones anuales. Bricoway no es nadie para el público, pero en realidad eso en YouTube importa bien poco.

Internet no es hoy un lugar sencillo para interactuar con “clientes”, pero es muy eficaz para hacer marca, siempre que esta se establezca en base a conceptos claros y atractivos. Como explica Michèle Benzeno, Directora Comercial de Yahoo “Algunos de los desafíos más importantes a los que deben enfrentarse las marcas es la de competir por la creatividad para diferenciarse y favorecer la elección, interactuar y conectar con los consumidores. El estudio muestra que  las marcas están legitimadas para pasar del estatus de esponsorizadores a coproductores de contenidos, siempre y cuando acepten hablar de otra cosa que no sea de ellos mismos, sean entretenidos y aporten valor añadido real”

En el mundo del DIY la cosa es relativamente sencilla, ya que contamos con posibilidades de producir buenos tutoriales en costes muy asequibles. El objetivo es que estos tutoriales se presenten con la calidad y claridad que queremos asociar con nuestra marca y que la cantidad y el trabajo de posicionamiento se hagan siguiendo algunas reglas elementales”.