Grupos Electrógenos

Destacados

Grupos Electrógenos

Publicado 25 marzo, 2014

La situación actual de bajo consumo en el sector español de grupos electrógenos hace que las prioridades tecnológicas de los principales fabricantes se centren en el criterio de máximo rendimiento de las máquinas exigido por los usuarios, cada vez menos, pero más exigentes.

Los fabricantes españoles de grupos electrógenos de mayor renombre están buscando la exportación como escape a la mala situación comercial interna.

Con la caída de la construcción y la recesión de otras actividades industriales, conocidas por todos, el sector español de grupos electrógenos,  que mostraba resultados muy positivos en ejercicios anteriores al despunte de la crisis económica, permanece estable, dentro de los modestos resultados comerciales.

No obstante, las principales empresas proveedoras del sector, algunas de ellas españolas y otras, multinacionales con presencia en nuestro país, se están acondicionando, ofreciendo variantes tecnológicas y de diseño. Se ha configurado un mapa en el que los usuarios prefieren adquirir un grupo electrógeno que le de garantías, que dure sin problemas muchos años y que le ofrezca soluciones  para sus trabajos habituales.

Debido a la penosa situación de la construcción y a los recortes de presupuesto para obra pública, que han sido muy duros durante 2012 y 2013, y no parece que se vayan a solucionar a corto plazo, la introducción de grupos electrógenos procedentes de países como China, que fue bastante importante en ejercicios anteriores, es cada vez menos importante.

El poco consumo que hay ahora en nuestro país está en manos de las marcas españolas de prestigio, y las extranjeras, reconocidas en todo el mundo por su calidad y garantía.

La buena calidad de nuestros grupos electrógenos es tan patente, y tan conocida en Europa, que los fabricantes punteros han sabido colocarse en esos mercados, salvar cifras en muchos casos, y hacerse un hueco.

Esta progresión de las exportaciones ha sobrepasado Europa, por lo que las obras que se desarrollan en países hispanoamericanos cuentan con grupos electrógenos españoles. También es muy importante el mercado norteafricano, especialmente Marruecos o Argelia.

Pequeños y portátiles

La mayoría de los grupos electrógenos que se venden en España se destinan al segmento de unidades de pequeña potencia portátiles, y una minoría para usos profesionales a 1.500 rpm.

Los principales canales de distribución siguen siendo las ferreterías, especialmente las industriales, y en lo referente a la adquisición de grupos de pequeña potencia, las grandes superficies de bricolaje hacen alguna sombra al canal ferretero.

El decrecimiento en el uso de grupos electrógenos  en los sectores inmobiliario y de la obra pública, ha provocado el retraso en la renovación. Se tiende a trabajar con la máquina más años de lo habitual, o lo conveniente, por lo que funciona más la reparación que la venta.

En un entorno anterior en el que la compra de grupos electrógenos en nuestro país era muy considerable, con la ferretería, el suministro industrial y suministro para la construcción como canales indiscutibles, el establecimiento de bricolaje está haciéndose un hueco. Esto se debe a que continúa la tónica, cada vez más pronunciada, de adquirir más equipos para usos semi-profesionales o domésticos, de pequeña potencia, en detrimento de la compra de equipos profesionales.

Además, en una situación como la actual, en la que los fabricantes generan más novedades técnicas en los productos que ya tienen en catálogo, en detrimento del lanzamiento de  nuevas máquinas, quienes capitalizan la mayor parte del crecimiento son, sin lugar a dudas, los profesionales del alquiler de maquinaria.

Las empresas constructoras, por ejemplo, han comenzado a contratar grupos electrógenos de alquiler, para abaratar costes y utilizar ese capital en dichas construcciones.

Sin embargo, España, está lejos llegar a la cima de los países que han adoptado el hábito de alquilar grupos electrógenos, ya que su nivel de penetración de alquiler oscila en un 25%, en comparación con Francia que presenta un 40% e Inglaterra que presenta un 80%.

Oferta segmentada

El mercado español es muy variado e incluye productos que van desde los precios más económicos que proporcionan los equipos chinos, hasta los más sofisticados y evolucionados de alta gama.

Actualmente los grupos electrógenos presentan un amplio nivel de equipamiento, múltiples y variadas aplicaciones, se encuentran adaptados a las normativas vigentes y sus niveles de precio son diversos.

De los primeros grupos electrógenos a 3000 rpm pasando por los “híbridos” con el motor a 2200 rpm y el alternador a 3000 o 1500 rpm, sin prácticamente ningún equipamiento, pasando por los primeros carrozados con algún nivel de insonorización, asistimos hoy a una oferta de grupos electrógenos muy segmentada, con un abanico de niveles de equipamiento muy amplio, adaptados para múltiples y variadas aplicaciones, ajustados a las normativas vigentes y varios niveles de precios.

En España encontramos las ofertas más variadas, desde los productos “chinos” con sus característicos precios bajos que nos llegan a través de todos los canales de venta, y como hemos comentado, en recesión comercial, a los grupos electrógenos más sofisticados y caros, avalados por la siempre importante garantía del servicio postventa.

Definición y tipos

Un grupo electrógeno es una máquina que mueve un generador de electricidad  a través de un motor de combustión interna. Son comúnmente utilizados cuando hay déficit en la generación de energía eléctrica de algún lugar, o cuando son frecuentes los cortes en elsuministro eléctrico. Así mismo, la legislación de los diferentes países pueden obligar a instalar un grupo electrógeno en lugares en los que se den grandes desidades de ocupaciones de personas (Centros comerciales, restaurantes, cárceles, edificios administrativos, etc.).

Los grupos electrógenos refrigerados por aire suelen emplear un radiador eléctrico, el cual se pone debajo del motor, de tal manera que mantiene el aceite a una cierta temperatura. En los motores refrigerados por agua la resistencia de precaldeo va acoplada al circuito de refrigeración, esta resistencia se alimenta de 220 Vca y calienta el agua de refrigeración para calentar el motor. Esta resistencia dispone de un termostato ajustable; en él seleccionamos la temperatura adecuada para que el grupo arranque en breves segundos.

El arranque manual se produce a voluntad, esto quiere decir que cuando se necesita disponer de la electricidad generada por el grupo electrógeno se lo arranque de forma manual. Generalmente el accionamiento de arranque se suele realizar mediante una llave de contacto o pulsador de arranque de una centralita electrónica con todas las funciones de vigilancia. Cuando se produzca un calentamiento del motor, cuando falte combustible o cuando la presión de aceite del motor sea muy baja, la centralita lo detectará parando el motor automáticamente.

Existen dos tipos de motores: motores de gasolina y de gasoil (diésel). Generalmente los motores diésel son los más utilizados en los grupos electrógenos por sus prestaciones mecánicas, ecológicas y económicas.

Los equipos medianos se pueden montar sobre trineos, remolques o en los casos mayores, dentro de contenedores que pueden instalarse a la intemperie; pudiendo en estos casos transportarse mediante equipos mecánicos.

Los grupos electrógenos de motores diésel modernos son silenciosos y generalmente requieren mucho menos mantenimiento que las unidades de tamaño comparable a gas. Están pensados para satisfacer las necesidades de energía, cuando ésta falta.

En las industrias, durante los procesos críticos, los grupos electrógenos pueden suministrar energía eléctrica de emergencia a todas las cargas esenciales y selectas como se desee.

La correcta elección de un Grupo Electrógeno

Para prolongar la vida útil de los grupos electrógenos, y que estos funcionen adecuadamente, según el trabajo a realizar, se deberán tener en cuenta, sus funciones, prestaciones y la utilidad que le daremos.
A la hora de elegir grupos electrógenos, se deberán tener en cuenta una serie de factores, para que nuestra elección, optimice el funcionamiento del equipo y este tenga una extensa vida útil.

De acuerdo a la potencia que nuestros grupos electrógenos requerirán, resolveremos si necesitaremos tensión monofásica o trifásica.
Otro de los factores a tener en cuenta en la elección de nuestros grupos electrógenos, será la decisión de un alternador síncrono o asíncrono.
El lugar en el que va a utilizarse el grupo electrógeno, es otro de los factores relevantes, ya que, definirá el nivel de ruido que el equipo emita. Debido a la contaminación acústica que es sancionada en muchos países del mundo, se requieren de equipos con menor sonoridad en zonas pobladas que en zonas rurales.

La elección del motor y el tipo de combustible, indicará el 70% del costo del grupo electrógeno y el costo de funcionamiento del mismo. En cuanto al motor, la decisión del régimen de vueltas y el tipo de carburador que presente, deberá ser acorde al funcionamiento y la zona en la que será utilizado el grupo electrógeno.
El sistema de arranque será otro punto a evaluar, a la hora de comprar grupos electrógenos.

Los grupos electrógenos, generan una potencia eléctrica continua. Pero en su modo de emergencia, son capaces de producir potencias eléctricas discontinuas. Sin embargo, para elegir un grupo electrógeno sólo debemos evaluar la potencia continua. Dicha potencia se genera al sumar todas las cargas individuales, alimentadas en simultáneo.
Muchas veces, al leer las características de los grupos electrógenos, encontramos la potencia de emergencia como elemento principal, ante a la potencia de uso continuo. Esta es una estrategia de los fabricantes, cuyo fin es crearles la ilusión de mayor potencia a los usuarios.
La potencia eléctrica se calcula sumando todas las cargas individuales, alimentadas simultáneamente.