El sector español de compresores en 2013

Destacados

El sector español de compresores en 2013

Publicado 8 abril, 2014

Los proveedores del mercado español de compresores, tanto fabricantes como importadores y distribuidores, se han ido apuntando durante 2013 a la venta online, asignatura muy estudiada y a priori, complicada por las características de estas máquinas. Pero tanto en esta faceta, como en la del alquiler, se está encontrando un escape al reducido consumo en la variante profesional.

El sector español de compresores en 2013 ha mostrado estabilidad respecto a 2012, siempre dentro del bajo nivel de ventas en nuestro país. Este segmento, lógicamente está muy afectado por la recesión de la construcción, en el apartado de compresores profesionales o semi-profesionales, y atacado también por la situación económica en la parcela de máquinas para actividades bricoladoras.

Hace un año informábamos sobre el despunte que estaba viviendo la faceta de alquiler de compresores, tanto para uso profesional como particular. En un mal momento de la actividad industrial y de la construcción, en el cual todavía seguimos inmersos, los proveedores y algunos grandes distribuidores han apostado por estar presentes en aquellas acciones laborales puntuales. Y, para eso, nada mejor que el alquiler.

Los proveedores españoles de compresores han realizado una fuerte inversión en I+D+i en los últimos años, al ser cada vez más conscientes de su importancia para desarrollar y hacer competitivos sus equipos en el cada vez más incierto entorno internacional.

Además de las mejoras tecnológicas incorporadas en los equipos españoles en los últimos años, hay que señalar el esfuerzo continuado de las empresas fabricantes a la hora de adecuarse a las normas y directivas, procedentes de la Unión Europea y de organismos como AENOR, en ámbitos como la seguridad laboral y el respeto al Medio Ambiente.

En cuanto a la distribución, los proveedores punteros son fieles a los canales tradicionales, especialmente la ferretería y el suministro industrial, para las máquinas profesionales. El canal bricolaje sigue haciendo sus pinitos, ofreciendo máquinas más básicas, generalmente también de las marcas líderes.

El segmento de compresores está integrado en el de maquinaria ligera para uso en obra, capítulo con una alta rotación en la obra que engloba desde maquinaria de corte para materiales de construcción a herramientas y utensilios (carretillas manuales, galochas, rozadoras, etc.) o grupos electrógenos, compresores, polipastos, hormigoneras, etc…

En muchos casos son la punta de lanza de la exportación española del sector. Además, está en el origen de actividad de muchas empresas que luego han diversificado hacia otros subsectores.

Las marcas españolas son cada vez más reconocidas, tienen una cada vez mayor presencia internacional y en muchos casos son las marcas de referencia en el sector. Aunque la exportación de equipos españoles se resintió en 2009 se puede afirmar que en 2012 ha recuperado la senda del crecimiento, confirmada en 2013, incluso en los mercados más exigentes.

En este sentido destaca la creciente presencia de los compresores españoles en mercados como Oriente Medio, Estados Unidos o Asia, alejados de los tradicionales destinos de la oferta española.

En este entorno de ventas bajas, los fabricantes que operan en nuestro mercado siguen apostando por la exportación, conscientes de la buena imagen de sus productos. La venta online, sobre todo de la mano de grandes distribuidores, va ganando adeptos.

Tipología

El segmento de compresores está integrado en el de maquinaria ligera para uso en obra, capítulo con una alta rotación en la obra, que engloba desde maquinaria de corte para materiales de construcción a herramientas y utensilios (carretillas manuales, galochas, rozadoras, etc.) o grupos electrógenos, compresores, polipastos, hormigoneras, etc…

Los tres tipos básicos de compresores son el compresor de pistón, de tornillo rotativo y paletas rotativas.

El compresor de pistón es uno de los más antiguos diseños de compresor, pero sigue siendo el más versátil y muy eficaz. Este tipo de compresor mueve un pistón hacia delante en un cilindro mediante una varilla de conexión y un cigüeñal. Si sólo se usa un lado del pistón para la compresión, se describe como una acción única. Si se utilizan ambos lados del pistón, las partes superior e inferior, es de doble acción.

La versatilidad de los compresores de pistón no tiene límites.
Entre sus principales aplicaciones destacan la compresión de gas (CNG, nitrógeno, gas inerte, gas de vertederos), alta presión (aire respirable para cilindros de buceo, prospecciones sísmicas, circuitos de inyección de aire), embotellado P.E.T, arranque de motores o animación.

El compresor de tornillo es un compresor de desplazamiento con pistones en un formato de tornillo; este es el tipo de compresor predominante en uso en la actualidad. Las piezas principales del elemento de compresión de tornillo comprenden rotores machos y hembras que se mueven unos hacia otros mientras se reduce el volumen entre ellos y el alojamiento. La relación de presión de un tornillo depende de la longitud y perfil de dicho tornillo y de la forma del puerto de descarga.

El tornillo no está equipado con ninguna válvula y no existen fuerzas mecánicas para crear ningún desequilibrio.
Se utilizan especialmente en los sectores de alimentación y bebidas, militar, aeroespacial, automoción, industrial, electrónica, fabricación, petroquímica, médica, hospitalaria, farmacéutica y aire de instrumentos.

Por su parte, el compresor de paletas, basado en una tecnología tradicional y experimentada, se mueve a una velocidad muy baja (1450 rpm), lo que le otorga una fiabilidad sin precedentes. El rotor, la única pieza en movimiento constante, dispone de una serie de ranuras con paletas deslizantes que se desplazan sobre una capa de aceite.

Sus aplicaciones habituales son trabajos de impresión, neumática, laboratorios, odontología, instrumentos, máquinas herramienta, envasado y robótica.

Compresores de aire

Un compresor de aire es un dispositivo encargado de aumentar la presión y desplazar cierto tipo de fluidos compresibles a través de un intercambio de energía entre la máquina y el fluido, en el cual, el trabajo ejercido por el compresor es transferido a la sustancia que pasa por él, convirtiéndolo así en energía de flujo e impulsándolo a salir.

Los fluidos con los que generalmente trabajan los compresores de aire son gases y vapores; dichos compresores se pueden conseguir en su presentación eléctrica o de gasolina.

Los compresores se clasifican según el método de intercambio de energía, por lo tanto, existen diferentes tipos de compresores de aire, como compresores de aire axiales,émbolo, tornillo, alternativo y rotativo-helicoidal.

Un compresor de aire es una de las herramientas más valiosas que puede haber en un garaje o taller. Este aparato comprime el aire y lo almacena bajo presión para que sea usado por herramientas de aire a presión. El número y la variedad de estas herramientas en los mercados actuales es virtualmente ilimitado. Las herramientas de aire son relativamente baratas y pueden reducir significativamente la cantidad de tiempo requerido para completar una tarea particular. Los compresores de aire están disponibles en una variedad de formas y tamaños, lo que hace que el trabajo de seleccionar uno apropiado sea una tarea difícil. Sin embargo, al comprender qué características diferenciar de otras en uno de estos compresores, puedes identificar rápidamente el aparato que necesitas.

Las herramientas que funcionan con un compresor de aire pueden reducir el esfuerzo y facilitar las reparaciones en el hogar. Los profesionales que usan compresores de aire confían en su efectividad para ahorrar tiempo y esfuerzo. Las herramientas que funcionan con aire pueden ser sensibles y flexibles al ambiente. Con una gran variedad de compresores de aire en el mercado, tiene sentido hacer tu investigación para saber qué buscar para escoger el compresor de aire adecuado.

Los compresores más pequeños pueden moverse fácilmente por el hogar o el sitio de trabajo, mientras que las unidades más grandes son más estables y requieren una unidad sólida para su montaje.

Los compresores de aire económicos están disponibles ampliamente, aunque no siempre son la mejor ganga. Los compresores de aire más económicos están hechos para ser desechables y reemplazados luego de 100 horas de uso. Siempre es recomendable acudir a marcas que cumplan la normativa y nos den garantía de seguridad.

El uso de los compresores en la industria

El aire comprimido en una planta industrial se considera el cuarto recurso del cual no se puede prescindir, el aire comprimido resulta de vital importancia para la operación de maquinaria industrial y múltiples aplicaciones que permiten que la materia prima entre por un lado de la línea de producción y el producto terminado salga por el extremo opuesto. La falta (baja presión), el exceso (alta presión) o la inadecuada relación de consumo eléctrico/cfm generados causa que la producción se vea afectada por producto mal terminado o a un costo demasiado alto que a su vez perjudica la rentabilidad de la empresa.

Contar con un compresor de aire comprimido confiable y que consuma la energía eléctrica adecuada a la generación de aire garantiza que la producción no se detendrá, evitará desperdicio de material y más importante aún no generara costos adicionales de producción.

El compresor para aire comprimido deberá ser siempre considerado como el equipo que genera uno de los recursos de la planta y por lo tanto su rendimiento, durabilidad y costo de propiedad deben ser los mejores disponibles en el mercado, equivocadamente se considera que al ahorrar en la compra de un compresor ahorrara dinero a la empresa y esto es cierto pero solo durante el proceso de compra pues el consumo eléctrico generado por este equipo representa más del 70% del dinero que se va a gastar en el con el pasar de los años y resultara en una mucho mayor inversión a largo plazo que rebasara en los primeros meses de operación el ahorro generado en su compra.

El mantenimiento al compresor es otro aspecto a considerar en la adquisición de un compresor pues este puede demandar hasta el 20% del costo de propiedad y si no es realizado de manera apropiada y oportuna puede generar fallas imperceptibles que alteran su consumo eléctrico y aumentan aun mas el mencionado costo de propiedad.