En busca de un acabado textil que repele microbios y no se quema

Destacados

En busca de un acabado textil que repele microbios y no se quema

Publicado 28 julio, 2014

El sector del textil valenciano ha iniciado un proyecto de 30 meses para demostrar que una de sus innovaciones es capaz de crear un producto “más verde y competitivo”, según explica Ateval (patronal del sector) en un comunicado. Se trata del MLSE, acrónimo de Multiple Laser Surface Enhancement. Consiste en un proceso continuo en seco que puede mitigar significativamente el impacto ambiental de las operaciones de acabado de tejidos y cueros. La tecnología se aplica en el tratamiento de “textiles y cueros para la obtención de materiales con propiedades antimicrobianas, retardantes de llama y de hidrofobicidad”, explica Ateval.

El objetivo del proyecto es demostrar la viabilidad de esta tecnología MLSE. Para ello, el proyecto Textileather liderado por Ateval y coordinado por el Instituto Tecnológico del Calzado y Conexas (Inescop) ha iniciado su actividad. El consorcio tiene la colaboración de cinco empresas. El pasado 11 de julio se celebró en las instalaciones de Inescop en Elda la primera reunión. Este desarrollo tecnológico tiene está cofinanciado con fondos del programa Life+ de la Unión Europea.

Las principales áreas de aplicación de los productos a obtener con esta tecnología sostenible son curtidos para calzado (casual, deportivo, sanitario, etc.), marroquinería, textiles para el hogar, indumentaria y calzado de uso profesional.

El proyecto cuenta como socios con Inescop, que actúa como coordinador técnico del proyecto, el cual cuenta a su vez con más de 500 empresas de calzado y componentes asociadas, el clúster calzado innovación (CCI). Entre las empresas más destacadas está la italiana Newport y la española Texathenea.