Una de cada cuatro nuevas empresas creadas este año en España son constructoras

Destacados

Una de cada cuatro nuevas empresas creadas este año en España son constructoras

Publicado 16 septiembre, 2014

La actividad constructora en España se ha disparado un 23.9% en febrero de este año respecto al mismo período de 2013, según los datos sobre la producción relacionada con el ladrillo en España, de Eurostat, con lo que la reanimación del sector parece estar cada vez más cerca. Después de muchos años a la deriva, esta actividad comienza a arrojar crecimientos en su producción.

Este notable incremento sólo es superado por Eslovenia (33,1%) y Hungría (28,3%). Por detrás, pero en positivo, quedan Polonia (14,4%) y Alemania (14,1%), como más cercanos al aumento español. Mientras que en el polo opuesto, en el de las mayores bajadas, se sitúan Rumanía (-14,7%), Portugal (-11,5%) e Italia (-7,9%).

En febrero, en términos interanuales, se registró una subida de la producción en la construcción del 6,7% en la zona del euro y del 5,5% en toda la Unión Europea (UE) en comparación con el mismo mes de 2013. En los países del euro, el avance estuvo motivado por el aumento del 6,6% en la rama de los edificios y, del 7,6%, en la de la ingeniería civil. En los Veintiocho, la progresión se debió a un incremento del 5,9% de la producción de edificios y del 3,9% en ingeniería civil.

En tasa intermensual, febrero con respecto a enero, la producción en el sector de la construcción aumentó un 0,1% tanto en los países del euro como en el conjunto de la UE. En enero, el índice había sido igualmente positivo con un crecimiento intermensual del 1,6% en la zona del euro y del 1,4% en los Veintiocho. Con lo que todo indica que la tendencia positiva parece estar consolidándose.

En febrero en comparación con enero, la progresión de la producción en la zona del euro se debió a un alza del 1,1% de la rama de la ingeniería civil, mientras que la construcción de edificios reculó un 0,4%. En la totalidad de la UE, el avance se debió a la subida del 1% en la ingeniería civil y a la bajada del 0,4% del sector de los edificios.

Por países, las mayores subidas de producción intermensual se observaron en Polonia (17,4%), Hungría (8,2%) y España (3%), y las principales caídas, en Eslovenia (-4,9%), Italia (-3,7%) y el Reino Unido.

No repetir errores

Los participantes de todos los ámbitos del sector, tanto constructoras como proveedores de productos y herramientas, detallistas…, comentan las buenas expectativas, pero alertan sobre la posibilidad de volver a caer, movidos por el optimismo, en el error de hace unos años, en volver a inflar la burbuja inmobiliaria.

Los suministros industriales españoles, tanto independientes como integrados en los importantes grupos que funcionan en nuestro país, están viviendo, en general, unos primeros meses de 2014 mejores que los anteriores, sin que nadie quiera echar las campanas al vuelo. Hay más alegría, se ven más obras nuevas, sobre todo privadas, pero hay que ir despacio.

Los principales actores de la Distribución de materiales y herramientas para la construcción van consolidando sus posiciones en nuestro mercado. Cadenas como BigMat, BdB, Grup Gamma o La Plataforma de la Construcción, además de importantes suministros para la industria y la construcción, están aguantando el tirón, posicionándose en distintas provincias, y trabajando de acuerdo con el proveedor para llegar más y mejor al cliente final.

Lo mismo ocurre con los fabricantes e importadores de herramientas y productos para la construcción, que continúan cautos, aunque ha subido la demanda de sus artículos. La mayoría siguen siendo cada vez más fieles a la exportación. Destacan en este sentido la buena acogida de la oferta española para la construcción en países latino americanos, algunos en constante desarrollo de demanda como México, Costa Rica, Perú, Ecuador, Bolivia o Panamá, muy receptivos al producto español, en los que grandes compañías constructoras nacionales ven como se les adjudican interesantes proyectos.

El norte de África, en especial Argelia, Marruecos y Egipto, siguen siendo mercados crecientes para los intereses de nuestros fabricantes. Y también destacan las incursiones que se están realizando a países asiáticos como Qatar, Dubai o Rusia. Los países de Europa del Este, emergentes hace pocos años, se han ido desinflando para nuestros intereses, según comentan algunos fabricantes del sector.

Nuevas empresas

Una de cada cuatro empresas nuevas creadas en lo que va de año es una constructora, por lo que a finales de mayo había 6.804 empresas en el ámbito de la construcción más que a finales de 2013.

La ocupación en el sector también se ha incrementado, ya que el número de afiliados a la Seguridad Social en la actividad de la construcción en mayo ha subido en 53.440 personas respecto a la cifra de diciembre, hasta contabilizar 983.337 trabajadores.

En los últimos años se ha venido registrando una progresiva concentración del volumen de negocio sectorial en los grupos de mayor dimensión, al mismo tiempo que se ha registrado la salida del mercado de empresas pequeñas y medianas,  sobre todo de empresas orientadas al segmento de edificación.

La estructura de la oferta está integrada por un amplio número de operadores, a pesar de la fuerte disminución del número de empresas registrada en los últimos años. Más del 85% del número total de compañías con asalariados cuenta con plantillas inferiores a los 10 empleados.

Distintas voces de la patronal y los sindicatos han detectado esta incipiente recuperación del “ladrillo” en España, que parece estar remontando su actividad tras tocar fondo a finales del pasado año en cuanto a dinamismo empresarial y ocupación.

El pasado diciembre había 104.127 empresas de la construcción inscritas en el régimen general de la Seguridad Social, la menor cifra de la serie histórica del Ministerio de Empleo que comienza en 1997.

Aunque han supuesto una mejora del 6,5% respecto al mínimo, los datos de mayo están aún muy alejados de las 255.726 constructoras que había en junio de 2007.

En cuanto al empleo, el 31 de diciembre de 2013 la construcción contaba con 929.897 afiliados en el régimen general, la menor cifra desde 1995, pero que contrasta con los más de 2,63 millones de asalariados que tenía el sector también en junio de 2007.

También se ha detectado un incremento de la ocupación por cuenta propia, ya que el régimen especial de trabajadores autónomos (RETA) ha aumentado su número de afiliados en 4.266 personas en los cinco primeros meses del año hasta cerrar mayo con 353.817 autónomos en la construcción.

Con la mejora de los últimos cuatro meses -el mínimo histórico se alcanzó en enero con 345.410 autónomos-, el número de personas que ejerce en el sector de la construcción por cuenta propia está aún lejos de los 591.900 que había en marzo de 2008.

Esta recuperación de la actividad también se ha detectado en la bolsa de empleo Construyendoempleo.com, que ya cuenta con cerca de 50.000 candidatos registrados y ha publicado cerca de 2.000 vacantes desde su creación hace tres años.

El prototipo de emprendedor en este sector es el de un varón de entre 35 y 45 años con estudios básicos o Formación Profesional que principalmente busca un puesto de trabajo como albañil, encofrador, encargado o jefe de obra y la mayoría tiene disponibilidad para trasladarse, incluso fuera de España.

Además, ya hay casi 600 empresas registradas en esta bolsa de empleo online, que pertenece a la Fundación Laboral de la Construcción, la agencia de colocación autorizada por los servicios públicos de empleo.

El secretario general de UGT, Cándido Méndez, ha señalado que este incremento de las empresas relacionadas con la construcción responde al énfasis que el Gobierno pone en un sector que genera “empleo más precario”.

Por ello, reclamó durante la presentación del Anuario de Relaciones Laborales 2014 hace unos días un “programa de reindustrialización”, para enfocar el modelo productivo hacia sectores alternativos a la construcción.

El presidente de la patronal de las pymes Cepyme, Jesús Terciado, comentó recientemente que, hasta abril, el número de constructoras había aumentado respecto al cierre de diciembre, algo que no ocurría desde 2010.

Malos precedentes

La construcción recortó su producción un 11% en 2013, hasta los 101.000 millones, como consecuencia de las restricciones presupuestarias de las Administraciones públicas, el ajuste de la inversión empresarial y la atonía del mercado de la vivienda, según un informe de DBK, filial de Informa D&B.

En concreto, el sector recortó un 10,8% su producción el pasado año, hasta los 101.000 millones de euros, mientras que en 2014, el informe prevé que volverá a registrar una tasa negativa, aunque de menor cuantía.

La producción en el segmento de obra civil registró de nuevo en 2013 un retroceso superior al 20% este año, en tanto que la edificación no residencial cayó alrededor del 7%.

En el informe se apunta que las dificultades financieras y las necesidades de liquidez  han motivado que los grandes grupos constructores desinviertan en negocios no estratégicos, tanto en España como en el extranjero.
Durante 2012, la producción de la construcción descendió un 14,6%, hasta los 113.500 millones de euros, acumulando un retroceso de casi el 45% desde los máximos de 2007. El segmento de obra civil fue de nuevo el que experimentó una mayor caída el año pasado, acusando la reducción de los presupuestos de las distintas Administraciones públicas, con 30.000 millones de euros, un 25,5% menos que en 2011.

Por su parte, la producción de la edificación residencial disminuyó en 2012 un 12,1%, hasta los 30.200 millones de euros. El número de viviendas terminadas fue de 133.415, lo que supuso un descenso del 25,6% respecto a 2011. Por su parte, la construcción de edificios no residenciales se redujo un 9,7%, situándose su valor en el entorno de los 20.400 millones de euros.

Se triplica la producción en el extranjero

En este contexto, DBK destaca que las empresas siguieron potenciando durante 2012 su actividad constructora en el extranjero, de tal manera que la valor de la producción en el exterior se triplicó entre 2010 y 2012, superando los 40.000 millones de euros. La actividad internacional de las empresas constructoras supuso el 27% de su producción total, porcentaje que se elevó hasta el 83% en el caso de los seis primeros grupos constructores. Por su parte, la participación de las actividades distintas a la construcción en la facturación consolidada de los seis principales grupos constructores se situó en el 33% en 2012.

En 2012 operaban en el mercado español cerca de 84.000 empresas constructoras, un 11% menos que en 2011 y un 45% por debajo del máximo de 152.000 contabilizado en 2008. En el estudio se constata que la disminución del número de competidores ha provocado un aumento de la concentración de la oferta, si bien el sector sigue caracterizándose por la existencia de un número elevado de pequeñas y medianas empresas. De hecho, el 95% de las compañías constructoras cuentan con plantillas inferiores a 20 empleados.

Los seis principales grupos (considerando su actividad consolidada) concentraron en 2012 el 7,2% de la producción en España y el 95,4% de la facturación en construcción de las empresas españolas en el extranjero.

Auge del alquiler

A medida que los contratistas incursionan en nuevos tipos de trabajos en respuesta a las cambiantes oportunidades del mercado o trabajos de temporada, con frecuencia descubren que las herramientas que poseen no son las adecuadas para el trabajo. Ya sea que necesite un mayor o menor tamaño, o una herramienta totalmente diferente, si las herramientas de construcción que tiene a la mano no son las correctas, ahorrará tiempo y obtendrá un mejor resultado si procura utilizar la mejor herramienta posible.

Con una amplia selección de herramientas profesionales para construcción, compactación, demolición, cuidado de pisos, jardinería, pintura, plomería y trabajos de remodelación, algunos Centros de Alquiler de Herramientas facilitan el alquiler de la herramienta adecuada en el momento en que el profesional la necesita.

En los principales centros de alquiler, las herramientas son de marcas de primera línea, se ofrece limpia, con buen mantenimiento por parte de expertos técnicos y lista para usarse. Además, el profesional puede recibir asesoramiento sobre la herramienta que verdaderamente necesita para su labor.

Esta es una buena solución para los usuarios que solo necesitan utilizar una herramienta un par de veces al año, y como las herramientas disponibles para alquiler se reemplazan aproximadamente cada tres años, ello le ofrece una excelente oportunidad para probar lo último en tecnología en el mercado. Incluso puede comparar diferentes marcas en la obra de construcción, donde realmente cuenta, para que conozca cuál funciona mejor.

En la amplia gama que podemos encontrar en los principales centros, tenemos martillos demoledores y rotativos, sondas para desagües de aguas negras, herramientas para cortar y mezclar cemento, sierras mecánicas, equipo para soldar y para triturar cemento o clavadoras, entre otros muchos.

Para despeje de la obra, jardinería o cuidado del césped, también se alquilan herramientas como cultivadores, cortadores de troncos, podadoras, rastrillos o desbrozadoras.

En este rango está proliferando la venta posterior de herramientas de alquiler, ya que hay contratistas que alquilan un mismo tipo de herramienta 20 a 30 veces año, y después deciden comprarla en la sección de herramientas usadas porque saben que esas herramientas reciben un buen mantenimiento y son de marcas de gran calidad.

La industria de la construcción se reivindica

La actual crisis económica, la dura política de recortes por parte de la Administración Pública y la falta de crédito han conducido a una caída sin precedentes en la Unión Europea del sector de la construcción, provocando la desaparición de cientos de miles de pequeñas y medianas empresas y la destrucción de millones de puestos de trabajo. Con el objetivo de intentar poner freno a esta situación y con motivo de la celebración de la pasada edición del salón Construmat de Fira de Barcelona, todos los agentes de la construcción española han consensuado el “Plan de Acción Construmat para impulsar la economía desde la industria de la construcción” en una iniciativa inédita en España por su carácter unitario. El documento reivindica el papel de este sector para salir de la crisis y propone al Gobierno un paquete de medidas en ámbitos como la obra civil, la rehabilitación, la eficiencia energética o la vivienda residencial.

El ajuste realizado por el sector de la construcción en España desde el inicio de la crisis no tiene precedentes. Ni países como Irlanda han sufrido una caída tan drástica de la actividad constructiva. En 2006 la construcción aportaba el 12,6% del PIB español y ocupaba a más de 2,6 millones de personas, pero en cinco años se han destruido 1,5 millones de empleos y han desaparecido cerca de 170.000 empresas del sector.

El Informe alerta de la “descapitalización que se está dando en los principales sectores productivos” como el de la construcción, “expulsando a un buen número de empresas preparadas técnicamente y a trabajadores formados, perdiéndose capital humano y tecnológico”.

Los agentes del sector reclaman que se valore la industria de la construcción como un motor de crecimiento de empleo y riqueza, pues a pesar de la contundente caída derivada del estallido de la burbuja, continúa empleando a un 8% de la población activa. Con el Plan de Acción Construmat, los profesionales del sector reivindican la aportación de la construcción para la recuperación económica: según el estudio, por cada 600.000 euros invertidos en construcción se generan 10 empleos directos y otros 6 indirectos.

El Plan exige definir una estrategia que apueste por la eficiencia, la transparencia y la estabilidad en la licitación de la obra pública. En este sentido, los agentes de la construcción reclaman priorizar las inversiones utilizando criterios de austeridad y eficiencia económica, con la obligatoriedad de realizar análisis coste-beneficio de los equipamientos públicos.