Ferretería Carmona de Almagro celebra su primer centenario

Destacados

Ferretería Carmona de Almagro celebra su primer centenario

Publicado 13 noviembre, 2014

Con una exposición en la sala Jacobo Fugger del Almacén de los Fúcares, Ferretería Carmona, de Almagro (Ciudad Real), celebrará su primer siglo de existencia. Aunque en realidad el negocio data del siglo XIX, fue en 1915 cuando Manuel Carmona Martín-Pozuelo se quedó con su traspaso. A partir de ahí, tres generaciones de la misma familia se han encargado de dar continuidad a la filosofía con la que siempre se ha distinguido Carmona: estar al servicio de los clientes.

La exposición muestra parte de lo que ha sido la longeva historia de un negocio muy vinculado a la localidad. Los visitantes podrán contemplar documentos históricos, (como libros de contabilidad en los que se puede apreciar cómo en los años veinte se trabajaba todos los días del año sin descanso) o utensilios para la venta y material de oficina que con el paso de los años han quedado en desuso. Con esta muestra, Ferretería Carmona tiene el objetivo de agradecer a los clientes la confianza que siempre han mostrado y de hacer partícipe a la ciudad de lo que ha significado el siglo de existencia del negocio familiar.

La exposición, un recorrido por lo que ha sido y es Ferretería Carmona, permanecerá abierta hasta el 23 de noviembre en la sala Jacobo Fugger del Almacén de los Fúcares de Almagro.

En 2015, la Ferretería Carmona de Almagro cumplirá cien años de existencia ininterrumpida. Un negocio centenario por el que han pasado ya tres generaciones de la familia Carmona. Su longeva historia se ha desarrollado en sólo dos espacios: la calle Federico Relimpio y la calle Madre de Dios.

Como negocio, la ferretería es todavía más antigua puesto que data del siglo XIX. La fundó D. Diego Camacho en la calle Federico Relimpio nº 10, haciendo esquina con la calle Carrascos. Manuel Carmona Martín-Pozuelo trabajó en ella como empleado desde el año 1902, tenía 16 años. Fue en 1915 cuando se quedó con su traspaso y se hizo propietario del negocio, una forma de vida que, desde entonces, no ha abandonado la familia. La ferretería continuaría en ese mismo domicilio hasta que en 1922 se trasladó a la que hoy sigue siendo su actual sede, la calle Madre de Dios, nº 1.

Manuel Carmona Martín-Pozuelo incorporó en el negocio a sus hijos Jesús, Patricio y Manuel. Durante años ,los cuatro trabajaron juntos, hasta que la familia decidió ampliar miras comerciales. Patricio abriría una ferretería en Almodóvar del Campo en 1951, que trasladó a Puertollano en 1953, y Manolo otra en Ciudad Real en 1958. En esa misma fecha Jesús Carmona pasó a ser titular de la originaria Ferretería Carmona de Almagro acompañado de su esposa Mª Carmen, su hermana Francisca y en la que también trabajó Pepe Cañizares.

Cuarenta y cuatro años después se produciría un nuevo relevo generacional en la titularidad del negocio familiar. En 2002 pasó a gestionarla su hija Mª Carmen, con la colaboración de Tomás Sánchez, hijo político de Jesús. La ferretería se convertirá en centenaria con esta tercera generación de la familia al frente.

La ferretería también ha recibido algunos reconocimientos públicos por su dilatada trayectoria profesional. En el año 1992, la Asociación Provincial de Empresarios concedió a Jesús Carmona una placa por la labor desempeñada. En 1998, la Asociación Provincial de Empresarios de la Siderometalurgia (A.P.E.S.) le otorgó el “Premio al comercio familiar con mayor tradición”. Y en el año 2009, recibió el “Premio Onda Almagro a la Comunicación”.