Rompen la barba de Tutankamón y la arreglan con pegamento

Destacados

Rompen la barba de Tutankamón y la arreglan con pegamento

Publicado 23 enero, 2015

La barba postiza de la famosa máscara mortuoria dorada de Tutankamón, uno de los grandes tesoros del Antiguo Egipto y para muchos el objeto icónico por excelencia de la civilización faraónica, ha sido burdamente pegada a la barbilla con un pegamento epoxi tras desprenderse durante una sesión de limpieza. El accidente y la chapuza subsiguiente —es como si hubiera caído limpiacristales Netol sobre la Mona Lisa en el Louvre— se produjeron en fecha indeterminada en el Museo Egipcio de El Cairo, han informado la agencia AP y el diario egipcio Al Ahram. Al mismo tiempo, sin cuestionar la profesionalidad del operario, se deja patente la calidad del adhesivo empleado, por lo menos hasta que se desprenda la barba.

La noticia ha sacudido al mundo egiptológico por cuanto pone de manifiesto una vez más las malas condiciones de conservación en el viejo museo cairota, atiborrado de piezas de incalculable valor patrimonial, y las acciones negligentes en su cuidado.

Un primer plano actual de la máscara de Tutankamón muestra una capa transparente-amarillenta entre la barba ornamental y la barbilla del joven rey. Según algunas fuentes, un operario del museo trató de raspar esa capa de pegamento sobrante con una espátula produciendo algunas rascadas en el rostro de la máscara. La denuncia de lo ocurrido se ha hecho de forma anónima desde el propio museo por miedo a las represalias. El Ministerio de Antigüedades no ha proporcionado información alguna sobre los hechos.

Un conservador no identificado explicó que “desafortunadamente” se empleó un material irreversible, pegamento Epoxi, que suelda resolutivamente materiales como piedra y metal pero que sin duda no es apropiado para una obra de arte de primera categoría como la máscara de Tutankamón. La máscara debería haber sido llevada al laboratorio de conservación para analizar el daño, pero se decidió, “desde arriba”, según las fuentes, subsanar la rotura inmediatamente para volver a exhibir la pieza, que es uno de los grandes atractivos del museo.