Darnau obtiene el Certificado de Compensación de Acciónatura

Destacados

Darnau obtiene el Certificado de Compensación de Acciónatura

Publicado 18 enero, 2016

Darnau, S.L., el fabricante de mangos de madera Darman, de Les Planes d’Hostoles (Girona) y distribuidor de herramientas manuales, siguiendo su implicación en la responsabilidad social corporativa, ha realizado este 2016 una donación a la iniciativa CompensaNatura promovida por la ONG Acciónatura, compensando así la ocupación de suelo ocupado (263 m2) por sus oficinas mediante la preservación de 263 m2 de bosque antiguo en el marco del programa “Sèlvans” (compensanatura.org) y ha obtenido el certificado de compensación nº 234.

La donación al proyecto “Sèlvans – Compra de derechos de tala (IBSC)- permite la compra de derechos de tala al menos 25 años de un bosque antiguo incluido en el “Inventario de Bosques Singulares de Cataluña”, y por lo tanto considerado como excepcionalmente valioso en biodiversidad forestal y proveedor de múltiples servicios ecosistémicos, consiguiendo así frenar su posible tala y mostrar a los propietarios o propietarias una forma alternativa de sacarle un rendimiento económico a su bosque, manteniendo el ecosistema existente intacto.

CompensaNatura es una iniciativa promovida en primera instancia por la ONG española Acciónatura (“Fundación Natura” a nivel jurídico), una de las primeras ONG españolas dedicada exclusivamente a la conservación del patrimonio natural y la biodiversidad a través de la protección, mejora y restauración de los ecosistemas naturales, y la sensibilización e implicación de la sociedad. Desde su fundación en 1997, Acciónatura ha desarrollado más de 70 proyectos sobre el terreno y en proyectos internacionales trabaja en colaboración con la ONG World Land Trust (Reino Unido), así como con las respectivas ONG locales de los países que albergan los proyectos.

CompensaNatura cuenta con la colaboración de la Fundación Biodiversidad, del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente. Esta iniciativa se inspira en la tercera revisión del sistema EMAS, que incorporó en enero 2010 un indicador básico obligatorio de impacto sobre la biodiversidad: la “ocupación del suelo”, expresada en “m2 de superficie sellada”. La participación en CompensaNatura permite por ello a las organizaciones que trabajan la sostenibilidad y la gestión ambiental – sobre todo bajo el sistema EMAS – a dar una primera salida y continuidad a dicho indicador básico.

Desde su puesta en marcha en 2011, CompensaNatura ha logrado implicar a 72 personas y 45 organizaciones en la salvaguarda de 600.382 m2 de tesoros en biodiversidad alrededor del mundo.