Micaton continúa arrasando en el mercado

Destacados

Micaton continúa arrasando en el mercado

Publicado 15 enero, 2016

En el mundo del bricolaje hay espacio para la innovación y si no que se lo digan a los inventores de Micaton, un producto que está arrasando en este sector por resultar muy práctico. Tan sencillo como un utensilio para tornillos, clavos y tuercas sin necesidad de tener que agarrarlos con la mano, lo que permite dejar la otra libre. Se adapta a todo tipo de destornilladores e incorpora un potente imán con el que se facilita la tarea.

Es un invento “made in Vigo” que ya se ha puesto a prueba en el mercado español y en algunos países europeos y que está despertando un gran interés a nivel internacional a través de una campaña de ‘crowdfunding’ (microfinanciación). Sus impulsores, socios de la empresa Micaton Ergonomics, se marcaron como objetivo lograr 50.000 dólares para poder llevar su producto a Norteamérica, pero sobrepasaron sus previsiones con creces.

En sólo 40 días lograron más del doble, concretamente 116.200 dólares, de 3.400 personas de todo el mundo. “Poder introducirnos en Estados Unidos y Canadá es todo un reto porque es el mercado más importante en número de aficionados al bricolaje”, indica Juan José Romero Crusat, director comercial de la firma. “Supondría un gran paso en cuanto a reputación y prestigio ya que allí se concentra gran parte de la demanda mundial de herramientas y elementos para el bricolaje”, señala.
Micaton nació en el año 2010 en Vigo de la mano de dos emprendedores, Michael Pérez y Luis Vaamonde, que llevan más de una década desarrollando patentes de herramientas manuales.

Los inicios fueron en un pequeño taller casero de apenas 15 metros cuadrados en los que los dos jóvenes realizaron cientos de pruebas hasta dar con el que ahora es el producto estrella. “Es un orgullo comprobar cómo día a día damos pasos más sólidos y abriendo nuevas puertas, pasando de abarcar mercados locales a abordar retos de ámbito internacional con un presupuesto limitado y bien gestionado”, apunta Crusat, uno de los cinco socios actuales junto con Pérez, Vaamonde, Manuel Montes y Roberto Pérez.

Como una ‘startup’ que es -empresa incipiente de base tecnológica-, la compañía gallega está inmersa en estos momentos en una fase de crecimiento y de exportación y ha decidido optar por la vía del crowdfunding “como alternativa a la financiación tradicional”, indica Roberto Pérez Marijuán, responsable de comunicación.

Micaton se ha colado entre los tres proyectos que más dinero ha recaudado en la categoría de tecnología y la número uno por cantidad de apoyos recibidos (3.399 personas), teniendo en cuenta que sólo el 5% de las empresas españolas que buscan financiación en el apartado de tecnología logran alcanzarla a través de esta vía.

La empresa tiene otras patentes de herramientas y artilugios como el mango de un destornillador, una gama de puntas o un grip (adaptardor ergonómico) para escritura. Pero Micaton es en el que tienen depositadas más esperanzas los cinco socios y en especial sus inventores. Michael Pérez y Luis Vaamonde son ingenieros por la Universidad de Vigo, especializados en el ámbito forestal y la electrónica.

Su invento ya está conquistando en los mercados y entre el empresariado también ya que ya ha obtenido varios reconocimientos como el Premio Joven Empresario, que le otorgó la Asociación de Jóvenes Empresarios de Pontevedra, o el accésit de innovación de la Asociación de Jóvenes Empresarios de Vigo que le fue entregado hace unos días.

Micaton es un novedoso sujetatornillos magnético válido para destornilladores manuales o puntas de atornillador eléctrico que nació como fruto de cuatro años de desarrollo y prototipado. Sus características fueron validadas en constante interacción con empresas multinacionales del sector industrial y usuarios hasta alcanzar unas propiedades que aportan un gran valor diferencial frente a soluciones alternativas.