Ibricks comienza el año con fuerza

Destacados

Ibricks comienza el año con fuerza

Publicado 6 febrero, 2017

La central de compras de materiales de construcción, Ibricks, lanza su plan de marketing más ambicioso para sus asociados.

Fiel a su modelo de negocio, Ibricks no obliga a sus asociados a realizar ninguna acción, pero pone a su disposición un completo abanico de acciones, realizadas al más alto nivel de calidad, para que sus almacenes potencien sus ventas en 2017, un año lleno de oportunidades para aquellos que se muevan y comuniquen al mercado lo que son capaces de hacer.

Y esto es lo que facilita Ibricks. En 2017 la campaña completa para sus asociados, que durará todo el año y  que ya ha sido lanzada con gran aceptación, es más flexible que nunca: el asociado puede elegir las acciones que considere, y el grado de personalización, para adaptarlas a su mercado. Además, el equipo de Marketing de la central asesora de manera personal a cada almacén, teniendo en cuenta su clientela, su especialización y su trayectoria.

Como dicen sus responsables “No nos interesa que nuestros asociados hagan folletos, nos interesa que hagan acciones que tengan impacto en su mercado, en sus ventas, si no lo tienen que no las hagan. Para ello es esencial que confíen en el marketing a medio y largo plazo, por lo que deben hacer acciones continuadas. De hecho, llegamos a aconsejar que no realicen una sola acción, eso no sirve para nada, ni acciones con un volumen de comunicación insuficiente, porque tampoco llegan y consiguen el efecto contrario: frustración y que el almacén no vuelva a confiar en el marketing”.

Ibricks está plenamente involucrado en su misión como empresa: conseguir la profesionalización y la competitividad de sus almacenes, al más alto nivel y sin complejos con las grandes superficies. Una de las claves para conseguirlo es tener claro que el cliente de los almacenes no es el mismo que el de una gran superficie: lo que busca y prioriza es distinto. El comprador que va un almacén, y al que debe dirigirse el marketing del mismo, es alguien que busca precio, pero no a costa de la calidad ni del servicio. Es un cliente que busca confianza y profesionalidad, que puedan asesorarle y responder si ocurre cualquier incidencia, y que es capaz de pagar un plus de precio por ello.

Ahora que lo peor de la crisis ha pasado, el mercado vuelve la mirada a “qué puedo hacer para vender más”, en un entorno cada vez más competitivo y con un cliente más informado. Por lo tanto, tanto las acciones de comunicación como la remodelación del punto de venta están teniendo un papel predominante en las iniciativas de los almacenes de construcción, que tienen un nicho de mercado sólido y pueden crecer significativamente si realizan las acciones adecuadas.